post icon
Titulo original: London
Director: Hunter Richards
Elenco: Chris Evans, Jessica Biel, Jason Statham
Duración: 87 min.
País de origen: USA
Año: 2005
Pagina oficial

nota

Londres es la historia de una pareja de enamorados que se separo y lo vertiginosa que era su vida antes y después del quiebre.

Si bien la historia se centra en la fiesta de despedida de Londres (la chica, que se va del país), podemos ver como esa misma noche su ex novio Syd, llega a la fiesta derrotado y consumido por las drogas para verla por última vez, en un intento suicida por recomponer lo que ya no tiene solución.

Es muy notoria la crítica que se le hace al mundo actual, donde los problemas se resuelvan con drogas, perversiones y siempre se les hace el quite, logrando solo el empeoramiento de los mismos, con elementos evasivos que no presentan ninguna solución, y que al final, terminan sólo agrandando el problema.

De hecho, la peli se centra mayormente en la conversación que sostienen Syd y su dealer en el baño de la casa donde es la fiesta.

El dealer es un hombre apuesto que lo perdió todo debido a su adicción y demonios internos. O sea, su historia podía ser diferentes: su trabajo le procuraba comodidades y lujos, pero su adicción terminaba siempre arrastrando su precaria vida a los abismos más ignotos del ser humano.

Y ahí esta el – Syd – recriminándose por haber perdido a la mujer de su vida y entregado a un festín de drogas, cigarros y alcohol en abundancia, que mas que hacerlo olvidar, lo llevan a hundirse mas y mas en su depresión y soledad.

Las urbes actuales. Las súper metrópolis donde la gente pierde su identidad en pos de un trabajo extenuante, donde la carrera por el auto-la casa-el matrimonio y todas las imposiciones que nos hace la sociedad, termina por derrotar a la mayoría de las personas, se reflejan a la perfección en Syd.

Es cosa de ver la cantidad de personas con enfermedades mentales en la actualidad: la depresión, angustia, aislamiento y alineación del ser parecen ser problemas que no importan en una sociedad capitalista.

Al final eso si, hay un atisbo, solo un guiño, que nos induce a pensar en la posibilidad de salvarnos y vivir otra vida. Expiar nuestras culpas y redimirnos en pos de una salud, tanto física como mental y espiritual.

La cinta es económica visual y narrativamente (dura menos de hora y media) y eso esta bien, porque sentí que todos y cada uno de los diálogos fue necesario. De hecho, toda la conversación que mantiene Syd y su dealer, es tremenda y abarca casi toda la película.

Londres es efectivamente una buena opción para algo más que pasar el rato.

PEACE OUT

Comments are closed.