post icon
Titulo original: Bom yeoreum gaeul gyeoul geurigo bom
Director: Kim Ki-duk.
Elenco: Yeong-su Oh, Kim Ki-duk, Young-min Kim, Jae-kyeong Seo
Duración: 103 min.
País de origen: Corea del Sur
Año: 2003
Pagina oficial

nota

Nuevamente una película del director de Hierro 3, Kim Ki-Duk y a pesar de que ésta cinta es anterior a Hierro, las encontré muy parecidas.

El olor a fabula es penetrante, pero así también, la delicadeza para contar la historia, situarnos en un lugar tan diferente al nuestro y sentir que la historia DEBE ser contada.

“Primavera…” es simplemente una película preciosa.

Es sencilla, se presenta a cara deslavada y aun así es perfectamente bella.

Al igual que en Hierro 3, las palabras escasean ¡y cuanto se agradece! Cuantos se agradece acompañar a los monjes en ese lugar tan apacible, como se agradece estar con ellos en silencio escuchando la lluvia o bien, acompañándolos a tallar letras.

Imagen

Al principio, pensé que ésta era la historia del pequeño monje. Después, pensé que era la de su maestro. Pero al final me di cuenta de que cada estación representaba diferentes épocas de la vida. El perfecto circulo al cual están sometidas todas las cosas: nacer, crecer, morir…y vuelta a empezar.

No puedo dejar e mencionar la forma con la cual el maestro aleccionaba a su estudiante. Por ejemplo, cuando coloco la piedra en su espalda para que aprendiera a no hacer a otros lo que no quieres que te hagan, o cuando le hizo tallar cientos de caracteres en la madera.

Además, las costumbres del templo eran muy llamativas: cuando el maestro sentía que ya había hecho su cometido, colocaba una pila de maderos (sobre las cuales se ponía a meditar) en un bote. Acto seguido, se colocaba en los orificios de su rostro papeles con la frase “cerrado” y prendía fuego a los maderos, muriendo en una pira humana en medio del lago.

Tiempo después, otro hombre llegaría al templo y aprendería todos y cada uno de los pasos para convertirse en maestro de otro niño que llegaría mas tarde en brazos de su madre, la cual llevaba su cabeza envuelta en satín púrpura.

No tengo la mas mínima idea del porque hacían todo eso. El origen de esas costumbres milenarias esta lejos de mi, pero aun así, entiendes la analogía con la cual el director describe la vida.

Imagen

Así también, me llamo la atención la forma en la cual el amor “desvirtuó” y termino volviendo loco al pobre monje.

En un en un arrebato de locura, dejo a su maestro, y partió a la ciudad en busca de una mujer.

A su vuelta, el monje vuelve con las manos manchadas de sangre y dos asesinatos a cuestas. La ciudad y ¿la mujer o el amor? terminaron causando su perdición. Definitivamente el no sabia como manejar sus emociones y tampoco sabia como interactuar con otras personas.

Imagen

Otra cosa: las paredes…no habían. Pienso que eso simbolizaba el no esconder nada. El no ocultar y mostar transparencia y pureza. La puerta eso si, mostraba la cuota de privacidad y respeto que se le debia a las personas que ahí habitaban(no podemos atravesar una pared, pero si una puerta).

La entrada, con una puerta preciosa, era igual: separaba a los monjes del mundo exterior, pero pedía respeto y a la vez, no ocultaba nada.

Los animales también tienen un rol fundamental. El maestro, en cada temporada tenía una mascota diferente. El pequeño monje aprendía las lecciones más fundamentales a través de los mismos.

Y otro punto a discutir. ¿Sienten que la serpiente que llego al templo al final, representaba al pequeño monje, quien fue corrompido por el mal de la ciudad?

Obviamente la serpiente tiene esa carga negativa para los occidentales, pero no sé que significará para los orientales. Solo que al verla, la asocie al monje.

Imagen

Me encanto “Primavera…” es una fabula preciosa donde solo debes dejarte llevar y disfrutar su tiempo de duración.

Filmada perfectamente, con una locación envidiable y una fotografía exquisita, les recomiendo sin lugar a dudas “Primavera, verano, otoño, invierno…y otra vez primavera”.

PEACE OUT

Comments are closed.