post icon
Titulo original: La cité des enfants perdus
Director: Jean - Pierre Jeunet y Marc Caro
Elenco: Ron Perlman, Daniel Emilfork, Judith Vittet, Dominique Pinon, Jean-Claude Dreyfuss
Duración: 112 min.
País de origen: Francia
Año: 1995
Pagina oficial

nota

Hace años que había visto un par de escenas de “La ciudad…” y seguramente en esa época (cuando era mas chico) me asusto bastante.

Definitivamente, sigo pensando que la película es para asustar mucho a un niño y conceptualizar en su cabeza donde van a parar una vez que el “cuco” se los lleva.

El desfile de personajes da cuenta de un casting donde la premisa seguramente era: encontrar a los más raros entre los raros.

Las hermanas parecidas a Patty y Selma de Los Simpson, eran horribles, los clones que servían a un profesor aun más feo que la mentira no lo hacían nada de mal y el mismo Ron Perlman, son testimonio tangible de lo que se quería lograr.

Pero no piensen que este comentario lo hago como un tirón de orejas, muy por el contrario, pienso que gracias al casting, esta fabula para adultos quedo tan bien armada.

La ciudad es además, perfecta (dentro de lo aterradora y laberíntica que es) para terminar de armar una película muy buena.

La trama gira en torno a una ciudad donde vive Krank, un científico que rapta niños para poder robarles un sueño placentero y así, poder soñar él.

Para llevar a cabo sus oscuros propósitos este científico cuenta con un camión que rapta a los niños y se los lleva. Es así, como el pequeño hermano de One es raptado y su hermano mayor comenzara desesperadamente una búsqueda que lo llevara a conocer a Pita y su pandilla, además de una serie de hechos oscuros que el ignoraba completamente.

Imagen

El derroche de imaginación por parte de los realizadores se ve en todas y cada una de las escenas de esta delirante película. Por ejemplo, los hombres encargados de raptar a los niños, visten trajes extraños y llevan una especie de “monocular” que les permite ver lugares ocultos, en los cuales los niños se podrían esconder.

El vidente que utiliza una pulga para manejar a voluntad a sus victimas mientras toca su “vitrola” (no se como se llama el aparato) es así también rarísimo.

Imagen

En fin, lo mas raro de too, es ver a los niños en medio de todo eso. Quizás en Hollywood jamás hubieran hecho una película así (¿Willy Wonka se parece?) o quizás, simplemente, estoy haciendo alarde de mi ignorancia

A modo de cierre, concluyo que esta no es una película para el espectador promedio y menos para niños. Pienso que le gustaría más a entusiastas de la onda eclectica/barroca o bien bizarra.

De igual forma, ya saben que ustedes tienen la última palabra.

PEACE OUT

Comments are closed.