post icon
Titulo original: The fast and the furious: Tokio drift
Director: Justin Lin
Elenco: Lucas Black, Shad Moss, Nathalie Kelley, Brian Tee, Sung Kang
Duración: 104
País de origen: USA
Año: 2006
Pagina oficial

nota

No sé si en este tipo de cintas vale ese dicho que dice que las segundas y terceras partes son mas malas que la original.

La franquicia de Rápido y Furioso es parejita y buena dentro de lo suyo: autos, mujeres y acción.

En relación al nuevo elenco podemos decir que ya en la peli anterior, “Mas rápido y mas furioso”, el director había decidido mezclar a un actor con un rapero (Paul Walker & Tyrese) como dupla “matadora” y como la formula resulto exitosa, ésta vez tenemos a Lucas Black y Shad Moss (Bow wow) como protagonistas y nuevos “cowboys”.

Imagen

La trama es sencilla pero absurda. ¿Me explico? O sea, cuando terminen de ver la película, hagan el ejercicio de pensar que todo lo que vieron, fue realizado por estudiantes de tercero medio…give me a break!!!!!!! No la compro, así de simple.

Pero bueno, dejando de lado ese detalle, pasemos a la trama.

Sean Boswell es un joven rebelde y adicto a la velocidad. Corre siempre y cuando tiene la oportunidad, y le da lo mismo si lo hace en un sitio eriazo o una avenida concurrida. El vive para correr y eso es todo lo que importa.

Pero como Sean no esta por sobre la ley, la acumulación de partes y multas le ha pasado la cuenta y ésta vez llevo su afición muy lejos, por lo que deberá tomar una decisión importantísima: la cárcel en Estados Unidos, o ir a reformarse a Japón donde vive su padre.

Ni tonto ni perezoso, Sean deja las comodidades que brinda el terruño y parte a la tierra del sol naciente con apenas un bolso de mano.

Pero como les decía antes, la velocidad esta en su sangre y por mas que lo envíen al otro lado del globo, los autos pesan mas que cualquier amenaza o castigo, por lo que rápidamente, Sean se mezclara en el mundo de las carreras ilegales, el drifting e incluso los yakuza (la mafia de Japón).

Imagen

Pero así como entra a un mundo “conocido”, Sean se dará cuenta de cambios muy grandes con respecto a las carreras. Por ejemplo, el conductor esta al lado izquierdo y lo que es peor – y mas diferente – es que en Japón tienen la modalidad “drifting” o patinaje, la cual consiste en dar curvas cerradas a alta velocidad derrapando y haciendo patinar el auto a altas velocidades.

Imagen

Acostumbrándose lentamente a esos cambios y muchos otros, Sean entrará en contacto con Twinkies (Bow Wow) y Han, dos muchachos que lo harán sentir como en casa y le prestaran autos increíbles.

Pero así también, Sean conocerá a Leela (una chica im-pre-sio-nante) y D.F. un mafioso con cara de portazo (y novio de Leela).

Las carreras son tremendas y como imaginaran, Sean deberá correr con D.F. (que significa, “rey del drift”) para probar la supremacía del uno sobre el otro.

No les cuento más, pero la verdad es que todos ustedes sabrán quien gana y se queda con la chica…oops I did it again!

Imagen

En resumidas cuentas, Rápido y furioso sigue entregando mas de lo mismo, pero igual funciona.

Yo, que no soy fanático de los autos, los encontré buenísimos y estuve pegado viendo las escenas de carrera al borde del asiento, así que si eres fanático de los autos o la franquicia, no dejes de ver la película, y después hacer unas carreras en Midnight Club: Dub edition, Burnout Revenge o NFS.

PEACE OUT


The Fast and The Furious 3 – Tokyo Drift TrailerThe most amazing videos are a click away

Comments are closed.