post icon
Titulo original: Eternal Sunshine of a Spotless Mind
Director: Marcus Nispel
Elenco: Jim Carrey, Kate Winslet, Kirsten Dunst, Elijah Wood
Duración: 108 min.
País de origen: USA
Año: 2004
Pagina oficial

nota

De a poco he ido viendo esas películas de culto que aparecen de vez en cuando y generan tantas emociones en la gente. Algunas incluso (como esta) marcan a generaciones competas y de seguro influenciaran a las venideras.

Definitivamente, esta cinta debiese haber sido prioridad, pero como ven, recién hoy la vine a ver.

La historia “no es mas” que un cuento de amor entre dos personas comunes y silvestres.

Pero hay varios aspectos que hacen que esta cinta sea diferente. Jim Carrey hace el papel que siempre le toca a Kate Winslet y ésta encarna a una chica parecida a los personajes de Carrey. O sea, él es tranquilo, solitario, artista y romántico mientras que ella habla y después piensa, es muy impulsiva, alocada y llena de energía.

El punto es que entre ambos nace algo que se coarta al poco tiempo cuando Joel (Carrey) se entera que ella ha decidido borrarlo de su vida.

Imagen

Y ahí viene el otro elemento extraño y casi onírico: La empresa Lacuna ha logrado crear un dispositivo que borre recuerdos de situaciones incomodas o personas que no quieres cruzarte más (en tu cabeza).

Herido en su orgullo y muy lastimado, Joel decide recurrir al mismo tratamiento para olvidar a Clementine (Winslet) y así no caer en una depresión.

Pero cuando esta siendo sometido al procedimiento (que se realiza en su pieza y con dos tipos ultra desgarbados e incompetentes) Joel se dará cuenta que en verdad NO quiere olvidar su breve, pero intensa historia con Clementine.

Y es así, como dentro de su cabeza, Joel buscara su último recuerdo de Clementine y la llevara a lugares inexplorados de su cabeza.

Se esconderán en los recuerdos mas vergonzosos de Joel y en parte de su infancia para al final, poder dejar “esa” huella que les permita recordarse en el mundo real.

Clementine es quien da el paso, y en el ultimo momento antes de que la borren, susurra a Joel un nombre donde el la busque.

Y con eso parte la película (no tiene una trama lineal). Con Joel despertando y cambiando bruscamente de trayecto solo por “una tincada”.

Es así como Joel y Clementine tendrán una nueva oportunidad y al final, terminarán teniendo una catarsis en la cual cada uno escucha las razones del otro para borrarlo de su memoria. ¡Honestidad brutal!

Y entremedio de todo esto, pasan cosas bien locas como por ejemplo el acercamiento entre uno de los empleados de Laguna y Clementine.

Resulta que cuando Clementine fue sometida al proceso, Patrick (Wood) se enamoro de ella y después empezó a suplantar a Joel en los momentos que la pareja había tenido. ¿Se dan cuenta de eso? Debe ser como una violación o robo…te estaban robando “tus” momentos descaradamente y ¡más encima con “tu” chica!

Imagen

A fin de cuentas, creo que esta es de esas películas que se pueden ver dos veces (para quien así lo quiera) para poder captar mas detalles y elementos a tener en cuenta (como los colores de pelo de Clementine).

¿Qué mas puedo decir que no se haya dicho? “La” actuación de Carrey, una película que retrata la fragilidad de las relaciones y el amor (nótese cuando van a esquiar y se acuestan en el río congelado: al lado hay una grieta GIGANTE).

Definitivamente agreguen esta película a esa lista de cintas de culto y colóquenla junto a otras como Donnie Darko o Cinema Paraíso (ambas comentadas aquí).

PEACE OUT

Comments are closed.