post icon
Titulo original: The hills have eyes
Director: Gregory Dark
Elenco: Ted Levine, Emilie De Ravine, Aaron Stanford, Vinessa Shaw
Duración: 107 min.
País de origen: USA
Año: 2006
Pagina oficial

nota

Partamos aclarando que esta película es un remake de la exitosa cinta “Las Colinas tienen ojos” de Wes Craven y aun no se porque ahora le ponen este titulo que deja de lado toda la tradición e historia de la cinta original.

Aclarado eso, hablemos de la peli en si.

La cinta entra dentro de la categoría Road movie o película de carretera, un sub genero del terror ultra explotado en el cual un grupo de jóvenes queda en pana en medio de la nada y deberá enfrentarse a la amenaza de turno (en lo ideal, una familia de mutantes ultra violentos). Como bien decía, la idea en si esta explotada, pero siempre terminamos volviendo a ver estas cintas predecibles y gore, que si bien igual asustan, no presentan “mayor desafío”.

Imagen

Esta vez, la familia en apuros son los Carter, quienes han planeado un idílico verano en California. En pleno viaje, Big Bob (igual que el papá de Helga Pataki) llega a una estación de servicio en medio de la nada y la persona que los atiende le dice que para llegar a California, hay un atajo un poco más adelante.

Siguiendo los consejos del hombre, los Carter emprenden su viaje por pleno desierto y con un calor d puta madre.

El gran problema es que el hombre que los envío allí sabía perfectamente que pasaría: Una familia de mineros expuestos a radiaciones nucleares (y por lo tanto mutados) ataca a los desprevenidos que pasan por ahí.

Los Carter no saben lo que les espera y solo piensan que algo anda mal, cuando pinchan las llantas de la camioneta en medio de la nada. Ahí recién empieza lo bueno.

Los mutantes empiezan a asechar a los citadinos y no sólo eso, sino que disfrutan torturándolos y comiéndoselos…

Imagen

El director Alexander Ajá no escatimo en hemoglobina, quemar personas, descuartizamientos, primeros planos de disparos, violaciones o deformidades extremas y si bien eso “lo puede hacer cualquiera” lo bueno de su version, es el tratamiento suspenso y tirante que se respira durante las noches que los Carter pasan en el desierto.

Como espectador estas expectante y medio nervioso esperando que los mutantes bajen de las colinas a atacar a la familia. Ves impotente como va menguando el número de personas y a la vez, pareciese que el número de mutante aumenta indefectiblemente.

Imagen

A fin de cuentas, me gusto lo que Ajá hizo con la historia. Por lo menos hay dos certezas: tuvo éxito en la taquilla y se gano una secuela (en producción). El hombre puso tiempo y ganas para no arruinar otro clásico del terror y salio airoso.

Ahora, si ustedes son asquientos o derechamente no les gusta ver sangre ni vísceras, dejen pasar esta película y busquen otros horizontes, pero si disfrutan una buena película de terror de vez en cuando “El despertar del diablo” es una buena opción.

No dejo de aprovechar esta oportunidad para recomendarles también la versión de Wes Craven (el creador de Freddy Krueger y las pesadillas).

PEACE OUT

Comments are closed.