post icon
Titulo original: Kairo
Director: Kiyoshi Kurosawa
Elenco: Haruhiko Katô, Kumiko Aso, Koyuki, Kenji Mizuhashi
Duración: 118 min.
País de origen: Japón
Año: 2001
nota

Después de ver “Más allá del muro de los sueños” (comentada aquí) el fin de semana pasado, pensé (amos) que no había una cinta más fome que esa, pero lamentablemente “Pulse” probó que una vez más, estábamos equivocados.

Algunas veces pensaba que no tenia “feeling” con el cine oriental por el simple hecho de ser tan diferentes. Que sé yo, los códigos, culturas y modales de unos y otros simplemente no calzan, pero cuando veía cintas como “Hierro 3”, “Primavera, otoño, invierno…” o “El rey de las mascaras” (todas comentadas aquí) la teoría se pulverizaba frente a una historia universalmente reconocible y con códigos que trascienden cualquier océano cultural o literal.

Pero aparentemente los orientales ven el terror de otra manera.

¿Yo? yo estoy curtido y “educado” con Freddy Krueger, Jasón Vhoores o Michael Myers y gracias a ellos me acostumbre a lo explicito, a lo visceral y a lo “tangible”, pero cuando me ponen frente a mujeres delgadas con pelo negro que les cubre las cara y “salen de televisores” algo pasa.

O sea, “El aro” fue un acierto, pero me quedo con la versión americana, lo mismo que “The Grudge” o “Dark Water” y es altamente probable que la versión americana de “Pulse” también me guste.

O sea, el terror oriental tiene que ser manipulado, masticado, digerido y regurgitado por alguien cuyos símbolos y códigos comparto y entiendo.

Y es que siempre pasa lo mismo con las cintas de terror orientales: personajes enigmáticos y muy pensativos, monstruos que no atacan y solo se conforman con asustar, silencios prolongados y largas explicaciones, asecho tras asecho y nada de sangre

Y eso hace que me pregunte: “¿seré yo el “narrow-minded”? porque mal que mal “Pulse” fue un exitazo y reventó la taquilla en donde se presento. O sea, muchos estarán en desacuerdo con estas palabras… no sé

Pasando a la película en si, les cuento de que va: “Pulse” retrata dos historias paralelas, una cuenta los extraños eventos que sacuden a los empelados de una fabrica ubicada en Tokio. Y la otra cuenta lo que sucede con un “estúpido” estudiante de economía.

El denominador común es un sitio web que invita ver a un fantasma de verdad.

Tras ver ese sitio web –con sombras y voces de ultratumba – la gente empieza a perder la chaveta y se suicida.

Lo más terrible es que el fantasma se mueve como un “virus” que irremediablemente atacara a los más cercanos al finado iniciando una destrucción en cadena que termina con el mundo despoblado.

Imagen

Ya se que suena como “El aro” pero a diferencia de esa cinta, “Pulse” es una especie de alegoría a la soledad en que vivimos todos. O sea, uno de los protagonistas se pregunta si después de la muerte hay algo más, llegando a la conclusión que no.

Y de ahí viene el juego con Internet, el cual supuestamente une a las personas, pero termina separándolas y aislándolas en islotes “comunicados-incomunicados”.

¿Se entiende? Y al final, ni siquiera el fantasma que busca “adhesión” y compañía logra eso, puesto que las almas solo se rozan en la eternidad sin llegar a encontrarse y conocerse. Y el único que se salva es un “tecnófobo” que a penas sabe prender un PC.

Curiosamente, ahora que escribo este pequeño comentario he encontrado la película más interesante, pero lamentablemente, ya la devolví…Quizás ahí esta la respuesta: En ver estas cintas, comentarlas, dejarlas reposar y retomarlas en un segundo intento por entenderlas mejor.

Quizás con la próxima cinta oriental que arriende ponga en práctica mi nueva teoría. Ciertamente les contare si funciono o no.

En cuanto a arrendarla: si buscan vísceras y gore arrienden otra cinta, pero si creen entender el terror oriental –por premios y criticas- arrienden Pulse.

PEACE OUT

Comments are closed.