post icon
Titulo original: 800 balas
Director: Alex de la Iglesia
Elenco: Sancho Gracia, Carmen Maura, Ángel de Andrés López, Luís Castro
Duración: 124 min.
País de origen: España
Año: 2002
Pagina oficial

nota

Haré un aro para comentar “800 balas”. Ya mañana seguiré con el comentario de otra cinta nominada al Oscar, pero hoy, me dedicare a contarles la “ultima cinta” que me quedaba por ver de Alex de la Iglesia.

Ambientada en un pueblo ficticio que recrea el lejano Oeste, 800 balas cuenta una historia sobre cine y más importante aún, sobre los “dobles de acción” o stuntmen.

¿Conocen a los dobles, cierto? Algo así como Marko Zaror reemplazando a la Roca cuando había que recibir patadas o caer de distancias considerables.

Trabajo ingrato porque nadie sabe de ellos, pero como dice el protagonista: “lleno de gloria”.

Como les decía, la cinta se desarrolla principalmente en el “Texas Hollywood”, un pueblo que sirvió de escenario para filmar películas de vaqueros en la década del 50 y 60.

Allí trabajó Julián como doble del mismísimo Clint Eastwood. Pero así como llegó, la bonanza se fue, y ahora Julián lidera un espectáculo que buscar recrear esa época frente a turistas alemanes, japoneses o americanos.

Y es allí –a ese pueblo “de mentira” con gente de verdad- donde llega el pequeño e irreverente Carlos, sobrino de Julián.

Buscando respuestas a preguntas como: “¿Cómo murió mi padre? Y ¿tú eres mi abuelo?, el pequeño Carlos se sumergirá sin chistar en esta dimensión desconocida que lo seduce con mujeres amistosas, balas de salva y mucha sangre, sudor y lagrimas.

Pero lo peor esta por venir, ya que la ex esposa de Julián -y abuela de Carlos- así como la madre del niño, harán lo imposible por recuperarlo y de paso, hundir al stuntman, a quien desprecian profundamente.

Imagen

La película me pareció bastante buena. Tiene un ritmo desenfrenado de narración, es políticamente incorrecta y el humor negro de de la Iglesia chorrea por todas partes.

Además, de la Iglesia se da el lujo de rendir tributo a un genero casi olvidado como el western (que tanto lo influencio) y de paso, rescatar la labor de los stuntmen, tan importantes pero también tan ignorados.

Su reparto es muy parecido a de todas sus películas, por lo que Carmen Maura se repite el plato, al igual que Eduardo Gómez (el ahorcado) o Eduardo Antuña (el taxista).

Por su parte, Luís Castro (el niño) hizo tremendo papel. Es muy divertida la escena cuando esta con la puta en la cama y a la vez habla con su madre por teléfono.

Eso si, por buena que sea, sigo prefiriendo “La comunidad” (comentada aquí) como la mejor cinta del director.

PEACE OUT

Comments are closed.