post icon
Titulo original: La tigre e la neve
Director: Roberto Benigni
Elenco: Roberto Benigni, Jean Reno, Nicoleta Braschi
Duración: 114 min.
País de origen: Italia
Año: 2005
Pagina oficial

nota

Uno de los tantos sábados que acudí a clases de italiano con José Blanco, vimos el intro de la última cinta de Benigni.

El profesor la había traído directamente desde Italia y se suponía que debíamos ver –y entender- la cinta sin subtítulos.

Yo entendí lo justo y necesario, pero fueron las imágenes las que me conectaron con el cuento de Benigni.

La cinta comienza con un sueño recurrente de Atilio, en el cual él se esta casando con la mujer de su vida en una ceremonia precedida por un pastor “multireligioso” y la asistencia de grandes poetas de varias épocas (entre ellos Borges).

Si eso no fuese suficientemente curioso, la velada se celebra en medio de ruinas milenarias y el propio Atilio no contribuye en nada al asistir en ropa interior y además, dejar mal estacionado su auto, razón que lleva a un policía a intervenir la boda en más de una ocasión.

Esa escena sienta precedentes a lo que viene, porque a medida que avance la historia, el sueño parecerá más plausible y no tan loco. Esto pasa cuando conocemos más en profundidad a Atilio, y nos damos cuenta de cómo es su personalidad y vida.

Este profesor universitario y poeta es un hombre que vive en un mundo diferente al del resto, cree en el amor eterno, vive en una burbuja que parece nunca reventar y contagia a todo el mundo con sus buenos deseos.

Pero sin lugar a dudas todo sería mejor si Vittoria (la mujer con la que se casa en su sueño) le prestara la atención que el quiere.

Pero así como es un soñador empedernido, Atilio también es decidido, y de esa forma empieza a idear situaciones que lo lleven a toparse con Vittoria cada vez que pueda.

Es tal la adoración que tiene por esta mujer, que Atilio termina viajando a Bagdad para socorrer a su “principessa” en pleno conflicto bélico.

Allí, Atilio hará lo imposible por quedarse con el corazón de la mujer que ama y así poder sentirse pleno.

Imagen

Cuando supe de esta película, me dieron muchas ganas de verla. Pero cuando en los afiches publicitarios veía que decía “del creador de la Vida es bella” me preocupe… ¿Cómo era posible que “la otra” película fuese más importante que esta?

¿Cómo era posible que “La vida es bella” estuviese escrita con letras más grandes?

Era casi como un auto-sabotaje a “Locura de amor”, pero en fin, sólo podía salir de la duda viéndola.

Lo primero, es que ambas películas son demasiado similares en muchos aspectos. Quizás esto se dio porque “La vida es bella” fue un éxito rotundo que le valió un Oscar a Benigni y después saco su versión de Pinocho que esta rankeada entre las peores 100 películas de la historia. El cálculo es bastante obvio ¿no?: Hacer otra película como “La vida es bella”.

Las cintas se parecen porque en una el conflicto es la guerra mundial mientras que la otra se avoca al conflicto bélico de medio oriente.

En “La vida es bella” el protagonista debe proteger a su hija de la cruda verdad y en “Locura de amor” es proteger a Vittoria de su cuasi muerte en Bagdad.

Entonces, no termino de hacerme una idea acabada ¿Es buena esta cinta? ¿Es Benigni bueno cuando solo se dedica a estas historias dulzonas y utópicas?

A mi me gusto la película hasta cierto punto. Pienso que falló desde el momento en que fue percibida como “La vida es bella 2”. La publicidad previa la mato y le dio una carga que no tenía porque llevar.

Si a ustedes les gusto la vida es bella y después quedaron desilusionados con Pinocho, denle una oportunidad a “Locura de amor” (otro desacierto de los traductores) y vean si es posible reconciliarse con Benigni.

PEACE OUT

Comments are closed.