post icon
Titulo original: La science des rêves
Director: Michael Grondy
Elenco: Gael Garcia Bernal,Charlotte Gainsbourg, Alain Chabat, Miou-Miou
Duración: 105 min.
País de origen: Francia / Italia
Año: 2006
Pagina oficial

nota
Artículos relacionados

Después de cautivar a muchos (me incluyo) con “El eterno resplandor e una mente sin recuerdos” (comentada aquí), el director Michael Grondy nos sorprende con otra cinta sobre el inconciente, los anhelos, la dualidad entre la realidad-ficción y puntualmente, los sueños.

La historia comienza cuando Stéphane Miroux vuelve a Paris después de un tiempo viviendo en México. El inquieto y creativo muchacho ha vuelto porque su madre le ha conseguido un trabajo donde el pueda dejar correr su fecunda imaginación sin ningún tipo de barreras. Pero las cosas no son “tan así” y de creativo el trabajo no tiene nada.

De hecho, el supuesto trabajo como diseñador gráfico consiste en llenar calendarios como un autómata y eso no hace más que atentar contra la alegría y salud mental del pobre Stéphane, quien solo encuentra consuelo y refugio en un programa de televisión que el anima en sus sueños.

Cuando llegamos a este punto, podemos decir que la cinta despega o simplemente se hunde (a mi parecer, lo primero).

Como bien decía antes, Stéphane se refugia en su mundo de niño-adulto (vean su pieza por favor) y se atrinchera principalmente en sus sueños, que son de tal magnitud y viveza que terminan rompiendo la línea que separa la realidad de la ficción.

Además, justo en el piso de enfrente, viven dos chicas que despiertan la curiosidad de Stéphane quien traba amistad con ellas y las empieza a visitar cada vez con más asiduidad.

Eso si, la chica que le interesaba termina por no prestarle atención (como no) y la otra –la amiga de lentes- termina siendo la que potencia su creatividad, despertando sentimientos “para adultos” y logrando establecer un vinculo con el. Eso si, esto solo se da porque Stephanie (la chica de lentes) también es muy creativa y no juzga el comportamiento casi esquizofrénico de Stéphane.

Juntos logran vivir en sueños y evadir la realidad.

La película es un aporte por donde se le mire. En lo personal me encanto la simple posibilidad de darle forma a los sueños de manera tan creativa y vividamente.

Es por eso también que quizás muchas personas se asusten con las secuencias aparentemente inconexas de la cinta. Pero cuando eso pase, hagan el ejercicio de recordar que están viendo los sueños de una persona de por sí, creativa y volada.

También “flipe” con la idea de hacer de los sueños, una ciencia. Cuando la peli abre, Stéphane esta preparando un menjunje con el cuales se hacen los sueños. Eso lo encontré muy potente, ¿se imaginan una serie de pasos a seguir antes de dormir, para soñar lo que quieran?

Lo otro que me gusto mucho, fueron los tres compañeros de trabajo de Stéphane: Guy un tipo de humor vulgar, temperamental, pero con un lado infantil muy desarrollado. En pocas palabras, un psicópata en celo. También esta Serge, victima de las bromas pesadas de Guy y Martine, con quien Stéphane siempre tiene sueños eróticos pero que en la vida real le importa menos que un cuesco.

Imagen

Lo que a mi me pareció el trasfondo de la cinta, no tiene nada de “lindo”. Me di cuenta que de haber sido un espectador o vecino de Stéphane hubiese cerrado mi puerta con triple cerrojo al ver a este esquizofrénico salir en bolas dormido, pretender que no vive donde vive y comportandose de la manera que lo hace.

Si bien el director Gondry dice que la cinta y el personaje de Stépahen son una alegoría de la transición joven-adulto (con todo lo que eso implica) igual sigo pensando que Stéphane era –es- un serio candidato para un psiquiatra o psicólogo. Y por eso me quedo con “El eterno resplandor de una mente sin recuerdos”, porque me gustaría vivir esa historia, pero bajo ninguna circunstancia me gustaría conocer a una mujer que fuera el equivalente a Stéphane.

En pocas palabras, la cinta es muy bonita visualmente, muy entretenida aunque quizás poco “digerible” (hablamos de sueños) pero al final de cuentas estamos –repito – frente a una persona patógena y peligrosa. Repito, Stéphane Miroux es peligroso, tarde o temprano va a estallar…cuidado.

PEACE OUT

Comments are closed.