post icon
Titulo original: Qian Li Zou Dan Ji
Director: Yimou Zhang
Elenco: Ken Takakura, Shinobu Terajima, Kiichi Nakai, Li Jiamin
Duración: 107 min.
País de origen: Hong Kong, China, Japón
Año: 2005
Pagina oficial

nota

Esta es la única cinta de Yimou Zhang que he visto, que no tenga una cuota de acción predominante. Con “Héroe”, “La casa de las dagas voladoras” y “La maldición de la flor dorada” (todas comentadas aquí) el director cruzo fronteras y cautivo a audiencias a nivel mundial; dentro de ese periplo, “Un largo y doloroso camino” se sitúa en el pináculo de su fama y éxito–justo después de “La casa…” y antes de “La maldición…”

De la misma forma que Lynch y su cinta “The straigh story”, Zhang cuenta una historia de fuerte contenido emocional en el cual un padre inicia una jornada impensada luego de enterarse que su hijo, con el cual no hablaba hace muchos años, esta a punto de morir.

Imagen

Como les decía, Gou-ichi Takata es un hombre solitario y viudo que solo tiene a dos hijos ya adultos, que poco y nada lo ven. La relación con su hija se reduce al teléfono y con su hijo no habla desde hace años tras una disputa familiar. La apatía y cansancio dan paso a un hombre nuevo, cuando su hija lo llama y le dice que su hijo tiene cáncer en estado terminal.

Decidido a hacer algo al respecto y compensar todo el tiempo perdido, Gou-ichi emprenderá un viaje desde Japón a China para grabar una opera folclórica que su hijo siempre había querido ver, pero que nunca había podido.

Con esta acción, el padre quería demostrara a su hijo el amor que sentía por el y de una u otra manera, hacer las pases.

Pero con el viaje parten los problemas, ya que Gou-ichi no solo deberá conseguir una interprete que lo acompañe a China, sino que se encontrara con la noticia de que el interprete de la opera esta encarcelado por cuasi delito. Decidido a llevar a cabo su tarea, el japonés llega a la cárcel donde esta el artista y le pide que cante para el; triste y abatido, el hombre rompe en llanto y exige ver a su pequeño hijo, el cual crece al amparo de una comunidad rural en medio de la nada.

Cansino y dócil, Gou-ichi partirá en búsqueda del niño, el cual no solo le devuelve la sonrisa al rostro, sino que emocionara a su padre y a los otros reclusos con su inocencia y candidez.

Imagen

El final no lo cuento para no arruinarles la historia, aun así, espero que si no han visto la película, la arrienden para conocer la faceta emocional de Zhang.

Dentro de éste tipo de cintas de “viaje” (interno), valores y soledad, me quedo con “Primavera, verano, otoño, invierno…y otra vez primavera” (comentada aquí). De todas formas, “Un largo y doloroso viaje” es una buena opción para sopesar la vida, ver si has hecho las cosas bien y atesorar la moraleja que éste tipo de cintas siempre trae. Para mi, la moraleja guarda relación con el amor que se puede entregar a través de pequeños grandes gestos y la posibilidad de no cerrarse en uno mismo, aun cuando nada pareciese andar bien. O sea, es cosa de ver como el hombre cambio la vida del pequeño muchacho, la de su padre y todos los presos que estaban viendo la obra que el pidió, montaran.

Como buen cuento oriental, hay silencios, drama, incertidumbre y algo que podríamos clasificar como “lentitud” , pero de obviar esos elementos ¿con que nos quedamos y a que nos aferramos?

PEACE OUT

Comments are closed.