post icon
Titulo original: Una estrella y dos cafés
Director: Alberto Lecchi
Elenco: Gaston Pauls, Marina Vilte, Adriadna Gil
Duración: 85 min.
País de origen: Argentina
Año: 2006
Pagina oficial
nota
Artículos relacionados

Antes de comenzar el comentario de la película díganme una cosa: Cuando enfocan por primera vez a Estela ¿no pensaron que era un niño bien feo? Dicho eso, partamos.

Carlos es un arquitecto que viaja a un pueblo olvidado al norte de Argentina. Allí llega con la tarea de medir unos terrenos que más tarde serán edificados por la firma que representa.

Para él, el viaje no solo representa negocios ya que de paso pretende olvidar a su mujer de la cual se acaba de separar hace poco tiempo.

Una vez en el pueblito, Estela (la niña que mencione al principio) será una suerte de guía turística y amiga de Carlos durante su estadía.

Ella tiene 13 años es astuta, madura y tiene todo el sentido común que le falta a muchos adultos; el es taciturno, melancólico y un poco distante. Todo su mundo, experiencia y “cancha” se reducen a nada en ese pueblo y con alguien tan especial como Estela.

A medida que pasa el tiempo y los dos amigos pasan más tiempo juntos, sucede lo inevitable: Estela se enamora secretamente de Carlos.

El la trata un igual y no es condescendiente; le pide perdón cuando se equivoca, consulta su opinión e incluso le dice que se ve bonita. Ella ve en el a un hombre con experiencia, apuesto, bueno y diferente a los muchachos que esta acostumbrada a frecuentar en su entorno (de mente estrecha, tontos y borrachos, o al menos así lo siente ella).

Imagen

Pero todo se desmorona cuando Ana, la mujer de Carlos, llega a Purmamarca (el pueblo donde están) decidida a reconquistar a su marido.

Al principio Estela odia a esta “entrometida” que llega a romper su joven corazón, pero una conversación honesta y mirándose a los ojos que la chica tuvo con Ana, le hizo entender que éste no era el fin del mundo y que si bien Carlos fue su primer amor (platónico, pero amor al fin al cabo) su vida recién empezaba.

Por primera vez durante ese tiempo, Estela descubrió su femineidad, comenzó a lavarse el pelo todos los días, se puso pretenciosa y dejo de jugar fútbol con los pibes del barrio.

Sentía cosas que nunca antes había sentido, se sentía como una mujer.

Por su parte, Carlos inocentemente sedujo a la chica con acciones tan cotidianas como tomar en cuenta su opinión, tratarla como una adulto y contarle cosas como el nombre y ubicación de las estrellas. Ese vinculo (las estrellas) es muy importante ya que de una u otra manera, ambos estarán conectados sin importar las distancias y compartirán “su” secreto.

El gran acierto de la cinta es la tonada altiplánica que se te queda en la cabeza desde el minuto en que las escuchas y el trío de actores principales. Me gusto mucho la elección de actores para cada rol y en especial el papel de Estela, el cual fue muy bien interpretado por la joven actriz Marina Vilte.

Eso si, no puedo dejar pasar esta ocasión y no reparar en el final ultra “mamón” de la cinta. Se supone que Hollywood cae en esas tonteras pero no el cine “de verdad”. Mal que mal la historia que propuso Lecchi es verdadera hasta minutos antes de que roden los créditos. Con esa última escena (que no contare) la película se vendió y ensucio. Ahí deje de creerle y me disgusto.

La hora y quince anterior muy buena, simple y acogedora (siento que esa palabra representa el trío: música, actores, historia).

Buena película, para alguien como yo que NO ve cine argentino.

PEACE OUT

Comments are closed.