post icon
Titulo original: Höstsonaten
Director: Ingmar Bergman
Elenco: Ingrid Bergman, Liv Ullmann, Lenna Nyman
Duración: Alemania
País de origen: 92 min.
Año: 1978
nota

Cuando me dijeron que Ingmar Bergman era una leyenda del cine comprobé de nuevo mi ignorancia en cuanto al séptimo arte ya que sabía quien era.

Por un lado eso es bueno porque siento que a pesar de haber visto tantas cintas, recién empiezo a entender un poco más el como, porque, donde y cuando del cine, pero por otro me arrepiento de no haber visto más cintas del sueco mucho antes.

“Sonata de otoño” es una tremenda película que se sustenta sólo en una pequeña pieza, dos actrices principales y nada de efectos especiales (¡aprendan directores actuales!) pero a falta de “pirotecnia” y distractores, Bergman nos regala muchas “vísceras”, emociones y tensión acumulada.

La cinta esta protagonizada por otra peso pesado del cine, la actriz Ingrid Bergman, quien da vida a una famosa concertista de piano que vuelve a reencontrarse con su hija después de muchos años ausente.

Al principio el reencuentro es dulce como la miel, pero a medida que la madre se queda en la casa de su hija y marido, el sabor será amargo y malo como la hiel.

La relación entre ambas se caracteriza por los sentimientos reprimidos que la hija tiene para con su madre, un montón de acciones que enrostrarle y lamentables acciones que la mujer padeció de niña a manos de una mujer ocupada, egocéntrica y distante como su madre.

Eva –la hija- se ha casado con un cura de pueblo cuya participación dentro de la película es nimia, ya que las cuentas son saldadas entre madre e hija. A el (el marido) se suma Helene, segunda hija de la concertista. La chica tiene un retraso mental y epilepsia, condiciones que la mantiene postrada en una cama todo el tiempo. Para su madre, ella es una suerte de tabú que nunca se debe mencionar y menos visitar, pero ahora –y por primera vez en muchos años- la madre se encontrara con sus dos hijas en esta “inocente” visita.

A medida que la cinta avanza nos damos cuenta de la desgraciada infancia de Eva, siempre a la sombra de su madre y tratando de una u otra manera, de parecerse a ella y cumplir las expectativas que todos depositaron en ella. Eva debía ser delgada, inteligente, bella educada y demases, todo para llenar “el vacío” que representaba su hermana Helene. Pero a pesar de las exigencias desalmadas, nadie parecía reparar en la chica, ya que su madre siempre estaba ocupada en alguna gira, ensayo o algo que era más importante que sus crías.

La forma en que se deforma la cara de Eva cuando reprocha a su madre y se descarga de una buena vez es impresionante, de hecho, me pareció que la elección de la actriz fue “milagrosa” ya que: representa una belleza ajada y descuidada, que con el tiempo se marchito y llenó de arrugas antes del tiempo debido. Eso, es maestría en la ejecución.

La cinta ha cosechado un sinfín de premios y nominaciones, pero la verdad es que la magia no esta en leer mi escueto comentario, sino en dejarse llevar por la maestría de un equipo sólido y afiatado como el de esta cinta.

Para quienes sepan más aspectos técnicos del cine y su ejecución, deberían ver la cinta para apreciar su fotografía, música o diálogos para ver cómo se hace buen cine, sin efectos especiales, grandes presupuestos o campañas masivas de publicidad. Solo es necesario el talento y una dosis buena de dedicación y capacidad para concretar.

PEACE OUT

Comments are closed.