post icon
Titulo original: The Grudge 2
Director: Takashi Shimizu.
Elenco: Amber Tamblyn, Arielle Kebbel, Jennifer Beals
Duración: 95 min.
País de origen: USA
Año: 2006
Pagina oficial

nota
Artículos relacionados

Cuando “El aro” cruzo el charco y se hizo el primer gran remake de una cinta de horror oriental, el éxito en occidente no se hizo esperar. Yo recuerdo vividamente como me hundía en la butaca de Hoyts cada vez que intuía la aparición de Samanta.

De ahí apareció una chorrera de cintas y hoy ya no es extraño ver las adaptaciones o bien la película original. “Agua turbia”, “El pulso”, “Dos hermanas” o “El huésped” son algunas de las que saltan de inmediato cuando pienso en terror made in Asia, y dentro de esa invasión de ojos rasgados “El grito” tiene un lugar importante.

La primera parte atrajo la atención por la participación de la cazadora de vampiros, Sarah Michelle Gellar y por las buenas criticas que la cinta cosecho en su Asia natal; en cuanto a las recaudaciones, éstas no estuvieron nada de mal, por lo que la secuela comenzó a fraguarse rápidamente.

Imagen

Pero lamentablemente, “El grito 2” hace honor a esa máxima que reza que las segundas partes son siempre más deplorables que la original.

La trama nos vuelve a situar en Japón, pero paralelamente nos cuenta que sucede en Chicago, cuando el pequeño fantasma llega a América a causar estragos.

La dualidad se mantiene durante toda la cinta ya que veremos como la vida de dos familias se degrada a medida que el espíritu malvado se va a apoderando de ellos.

Una de esas familias es la de Aubrey Davis, una chica norteamericana que se ve obligada a viajar a Japón para repatriar a su hermana Karen (Sarah Michelle Gellar) quien esta internada con diagnostico reservado en un hospital de Tokio.

Los que vieron la primera entrega, sabrán que la cinta estaba protagonizada por Michelle Gellar, quien debió batallar palmo a palmo con los espíritus de Kayako y Toshio, ¿cierto? Pues bien, ahora la batuta ha sido entregada a su hermana pequeña quien establece el vínculo directo entre las dos películas.

La otra historia que corre paralela a la primera, es la del pequeño Jake y su familia en Estados Unidos.

Resulta que la cinta abre con un juego de tres colegialas de falda corta que hacen una especie de “I dare you” en la casa de los espíritus. Obviamente, el fantasma se les pega como la gonorrea y a una de ellas (la más traumada) el espíritu la sigue incluso hasta Chicago, donde entra en contacto con todo el edificio ¡brrrrrrrrrrrrrr!

Imagen

Las dos historias no llegan a converger nunca y la verdad es que la única explicación que encuentro para haber llevado a Kayako y Toshio Estados Unidos es para generar una tercera entrega (¡no!)

Al final, podremos conocer a cabalidad como se genero “el grudge” y así generaremos lazos con los fantasmas y seremos más empatitos con ellos.

La verdad sea dicha, aquí no hay una sensación de desasosiego ni angustia. El pequeño maquillado de blanco y sombras en los ojos ya no asusta y la hermana grande se ve desaliñada (como cualquier persona cuando se levanta) pero nunca da miedo.

Además ¿Qué pasa con esa concepción de terror-mujer-pelo-largo-negro? ¡Nos aburrió! Más encima, estos pequeños bastardos nos quieren asustar usando trucos rancios que si bien alguna vez dieron resultado, ya se pudrieron. Ejemplo claro: Cuando Kayako sale de una foto que se esta revelando, tal y como lo hizo Samantha cuando salía caminando de la tele. Bitch please!

El terror necesita un face lift urgente ¡YA! Eli Roth NO lo entrega en Hostal, Tarantino y Rodríguez mastican, escupen y vuelven a masticar el genero grindhouse pero no hacen nada nuevo…¡OH! ¿Quién podrá asustarnos ahora?

Necesitamos noches en vela, niños llamando a los papás en medio de la noche tras una horrible pesadilla, adolescentes revisando bajo la cama o el closet… ¿Dónde esta el recambio del terror? Si Argento no nos salva con “La tercera madre”, repito: “¿Quién podrá asustarnos ahora?

PEACE OUT

Comments are closed.