post icon
Titulo original: Live free or die hard
Director: Len Wiseman
Elenco: Bruce Willis, Timothy Olyphant, Justin Long
Duración: 130 min.
País de origen: USA
Año: 2007
Pagina oficial

nota

Estoy absolutamente sorprendido con esta película. ¿Me creerán que nunca antes había visto una cinta de Duro de matar? Es la santa y pura verdad. Hoy por primera vez, conozco a John McClane y quede sorprendidísimo.

¿Qué diablos tiene que hacer Vin Diesel o Jason Statham cuando Bruce Willis puede ser un bad ass TAN bad ass como lo es en esta película? Háganse a un lado amateurs y wannabes porque el original – John McClane- ha llegado.

La cinta es lo mejor que he visto en acción pura y dura en mucho tiempo, hay escenas memorables y con demasiada tensión; algo así como la persecución en la carretera que vemos en Matrix reloaded, pero mejor.

Imagen

Lo trepidante que se vuelven los hechos, la aplastante y fría presencia de Willis, el look nerd y simpaticón de Justin Long y el malo bien malo que encarna Olyphant dan cátedra de cómo debe ser una gran película de acción.

Todo parte con una suerte de atentado virtual que afecta al gobierno de Estados Unidos.

Alertados por una posible brecha en la seguridad, el FBI manda a investigar a todos los hackers que pueden haber cometido tal acción.

Si bien la lista no es tan larga, todos los sospechosos empiezan a aparecer muertos en explosiones que no tienen explicación. Esa misma noche, el policía John McClane recibe la instrucción de ir a entrevistar al joven Mathew Farrell, posible sospechoso del ataque terrorista. Lo que parecía ser solo una noche más, se transforma en una balacera y explosión que casi termina con la vida del computín y el policía.

De ahí en cuestión nos damos cuenta que los “malos” son mucho mas grande de lo que pensábamos y lo que tienen en mente es paralizar a todo Estados Unidos por medio de la manipulación de la tecnología: cortar el suministro de agua, luz y gas, descoordinar semáforos, robar datos y destruir los sistemas de seguridad del gobierno son solo la punta del iceberg. El desastre promete ser total.

En cosa de minutos la bola ya esta rodando y no hay forma de detenerla.

Con secuencias de acción derechamente impresionantes, la película va creando tensión con elementos muy sencillos, como el secuestro de la hija de McClane; pero todo va funcionando tan bien que tú –como espectador – solo quieres que el policía llegue e a salvar a su hija, y de paso, al mundo.

En cuanto a Willis, lo había visto hace poco en la cinta “Seduciendo a un extraño” (comentada aquí) y me pareció tan viejo que no tenia idea como iba a ponerse – a los 52 años- en el rol de McClane, pero me di cuenta que sin pelo, recupera el look rudo y atemporal que tan bien le va.

En cuanto a Long, muchos lo recordaran por su papel en Beepers Creepers (comentada aquí) o en los comerciales de Mac vs PC. En lo particular me gusta mucho como actor y creo que fue un digno reemplazante del típico “amigo” medio looser del protagonista.

En resumidas cuentas “Duro de matar 4” es un gran acierto en la carrera de Willis. Lo vuelve a poner entre los actores mejor cotizados de Hollywood y renueva una de las pocas franquicias que se ha visto beneficiada por esta fiebre de los remake.

Acción en su forma más pura. Muy recomendable.

PEACE OUT

Comments are closed.