post icon
Titulo original: Elephant
Director: Gus Van Sant
Elenco: Alex Frost, Eric Duelen, John Robinson, Elias McConnell
Duración: 81 min.
País de origen: USA
Año: 2003
Pagina oficial

nota
Artículos relacionados
  • No hay artículos relacionados

Gus Van Sant es el encargado tras esta película que relata los momentos previos –de varios jóvenes- a los atentados sufridos en Columbine unos años atrás.

Con un sistema de narración que juega con los flashbacks, Van Sant reconstruye a partir de la escena de apertura, lo que sucedió con varias personas antes de que la escuela fuese atacada.

Todo parte con John (que más parece mujer que hombre) un joven normal cuyo rol de hijo se ve intercambiado con el de su padre alcohólico y perdido.

John llega tarde a clases ese día de otoño por culpa de su padre y de ahí en cuestión se quedara a clases. Él es el primero que ve a los dos muchachos que pasarían a la historia como los asesinos de Columbine.

A partir de ahí conoceremos a otros jóvenes que pasan el día en el instituto:

Brittany, Jordan y Nicole son el equivalente a Britney Spears, Paris Hilton y Nicole Richie; solo quieren verse bien, salir de compras e irse de fiesta.

En la vereda opuesta esta Michelle, una chica que trabaja en la biblioteca y calza perfectamente con el arquetipo de fea-nerd que todos molestan.

También esta Eli, un fotógrafo amateur que saca fotos para montar su primera exposición.

La pareja idílica de Carrie y Nate representan la perfección y aceptación que muy pocos logran en su paso por el instituto.

Imagen

Así pues, esos son los protagonistas de todas las subtramas que se tejen tras el plato de fondo: la historia de Alex y Eric, los dos desadaptados que en vez de hablar, decidieron matar.

Lo que no me gusto de la cinta es que describe a los asesinos como “asesinos” de forma muy obvia: son una suerte de genios reprimidos que tocan a Mozart en piano con mucho virtuosismo y por otro lado ven documentales de Hitler para motivarse y lograr su meta, y más encima son homosexuales encubiertos.

Eso me parece como muy textual, quizás Van Sant hubiese abordado a los locos como dos muchachos comunes que tienen desordenes de la personalidad o bien manías como bañarse 5 veces al día o algo así. No necesariamente delinearlos, destacarlos y subrayarlos con la frase “asesino en potencia”.

Lo divertido y que mas me tuvo pensando fue la forma de hacer la misma escena desde varios planos sin que se vean las cámaras que “debiesen” estar ahí ¿será que practicaron la escena tantas veces que después les salía calcada?

Imagen

Elephant gano Cannes en 2003 y varios otros premios importantes.

La verdad es que lo que más me gusto, fue ese aire a documental que tenia la cinta. Sin ser mockumentary o documental, solo cómo se imagino Van Sant la vida de los actores en tan trágica obra.

PEACE OUT

Comments are closed.