post icon
Titulo original: La montaña sagrada
Director: Alejandro Jodorowski
Elenco: Alejandro Jodorowski, Horacio Salinas, Zamira Saunders
Duración: 114 min.
País de origen: Mexico / USA
Año: 1973
Pagina oficial

nota

De Jodorowski admiro varias cosas, pero lo principal es su virtuosismo, la capacidad que tiene de abordar varias disciplinas y destacar en ellas. El “no es” psicólogo, ni tarotista, ni psicomago, ni director, ni dibujante, ni guionista, ni actor. Es todo eso y mucho más.

Entre el amplio espectro de roles que tiene Jodorowski, esta el de director de cine y entre su corta, pero precisa y condensada carrera como cineasta destaca “La montaña sagrada”, una película muy hermética que a medida que avanza, va abriéndose hasta quedar como una flor de loto, que si bien esta abierta, guarda varias cosas.

Reconozco que me costo mucho ver la película, y a pesar de considerarme un cinéfilo consumado, nada me había preparado para volver a ver a Jodorowski (antes ya había comentado Fando y Lis).

Imagen

En “Montaña sagrada” Jodorowski da vida al alquimista, un personaje enigmático que busca y reúna a siete personas –siete arquetipos- que el ha escogido para subir a la montaña sagrada a fin de reemplazar a los dioses y gobernar el mundo.

Cada uno de estos personajes es decadente, turbio y representa lo más viciado del paisaje; además cada uno esta relacionado a un planeta del sistema solar y así se presentan.

Tenemos a un fabricante de cosméticos, un millonario, un consejero financiero, un juguetero, un jefe de policía y a un arquitecto.

El alquimista los reúne y los obliga a quemar su dinero y estatuas de ellos mismos, para que se puedan purificar y cortar vínculos con este mundo. Eso si, ellos son elegidos por ser poderosos, pero soberbios y malos. El vínculo debe ser cortado y solo debe quedar el poder y bondad que hay en ellos.

El proceso de purificación incluye varias muertes y renacimientos que preparan a estos hombres en su camino hacia la isla de loto, donde los espera la montaña sagrada.

Imagen

La cinta esta llena de símbolos, que van desde el catolicismo, el judaísmo, el futurismo, el tarot, el misticismo que se yo, una serie de cosas que ni conozco pero que no hacen más que darle espesor a esta sopa que cocina Jodorowski.

El aspecto visual es uno de los puntos fuertes de la película, sus planos y tomas son muy dramáticas, escandalosas, provocadoras y asquerosas. Los colores primarios mandan y son fuertes, además, puede poner pausa en cualquier momento y tienes un cuadro medio dadá listo para imprimir 

Ahora me pregunto porque el alquimista eligió a “esos” personajes para reemplazar a los dioses. ¿Será que las circunstancias, el dinero y el entorno envenenan a la gente, pero que en su esencia son todos buenos? Por eso el desprendimiento de lo material supongo, al igual que los ritos de muerte y renacimiento a fin de comenzar de cero.

Quizás cada uno de nosotros tiene una fuerza única vital que puede menguar a medida que crecemos, pero que al final permanece allí, lista para explotar.

Aparte de eso, creo que la gente se vicia y corrompe pero como bien decía antes (y lo que entendí de la película) es que como personas somos por esencia “buenos”

En resumidas cuentas puedo decir que la cinta en sí, es bastante difícil de comentar y menos de enmarcar dentro de un genero: algunos dicen que es un clásico tipo “Pink flamingos” (comentada aquí), otros dicen que es el mejor cine de medianoche y hay quienes dicen que es basura sobrevalorada.

El consenso esta en que debes ver este tipo de películas varias veces para poder entenderlas un poco mejor. Lo que es yo, seguiré fiel a mi política de ver las películas solo una vez y nada más.

Jodorwoski es potente y en los próximos días me sentare a ver “El topo”. Supongo que mi review será tan ambiguo como este o el de “Fando y Lis”. ¡Tan difícil es hablar de Jodorowski!

PEACE OUT

Comments are closed.