post icon
Titulo original: Redline
Director: Andy Cheng
Elenco: Nadia Bjorlin, Nathan Phillips, Angus Macfadyen, Kevin Levrone
Duración: 95 min.
País de origen: USA
Año: 2007
nota
Artículos relacionados
  • No hay artículos relacionados

Redline es un buen ejemplo de una película que pudo haber sido un gran éxito, pero se estrelló a alta velocidad.

Con una fotografía, tomas y narración tan buenas como las de “Rápido y furioso” y un guión tan pésimamente ejecutado.

Hay situaciones que son derechamente tan “impresentables” que es imposible obviarlas.

La trama trato de ser tan rápida como los autos, pero nunca se hizo medianamente bien.

Por ejemplo, el eje central de la película gira en torno a Carlo, un ex soldado que viene llegando de Irak, y en su primera noche de juerga se agarra a combos con medio mundo para defender a una chica –tipo Victoria secret- que ni siquiera conoce.

Después, el mismo Carlo se entera que su nueva novia es tan genial que es dueña de un taller tipo “West coast customs”, es la vocalista de una banda ultra cool y corre autos como nadie. Ella es la típica “bimbo” que trata de hacerse la inteligente pero no da para mucho.

Imagen

Más encima tenemos al hermano de Carlo que curiosamente también corre autos y representa al tío de ambos en carreras clandestinas donde puros millonarios apuestan lo que les sobra. Eso si, cabe destacar que el tío en cuestión es un rufián desalmado multimillonario pero con pinta de cesante eterno.

El “turning point” se da cuando el hermano de Carlo muere en una carrera y todo el “psicoseo” (que palabra más ordinaria) de Carlo e Irak salen a relucir.

Así pues, este vengador anónimo se armara hasta los dientes, tomara un Ferrari o Macerati y aplanara calles para vengarse por la muerte de su querido hermano.

Como ven, una verdadera pelotudez, llena de errores, sobreactuaciones y diálogos –repito: Impresentables.

Imagen

Lo que mas me da rabia es que la producción y los equipos “anónimos” trabajaron tan bien que la puesta en escena, efectos especiales y persecuciones son espectaculares. Pero lo demás es tan horrendo que echan a perder todo el buen trabajo de las otras unidades.

En cuanto al reparto, éste esta lleno de actores clase “b” que vienen en franca retirada. Quizás la única excepción es Nathan Phillips, que ha aparecido en cintas como “Snakes on a plane” y “Wolfcreek” (comentada aquí)

Al final puedo decir que Redline solo va a entusiasmar a los cabeza de tuerca que quieren ver a los autos. Si eres un poco más exigente, deja de lado esta pobre y lastimera película; todo un fiasco.

PEACE OUT

Comments are closed.