post icon
Titulo original: King of Kong: A fistful of quarters
Director: Seth Gordon
Elenco: Steve Wiebe, Billy Mitchell
Duración: 113 min.
País de origen: USA Año: 2007

Pagina oficial

nota

¿Se acuerdan cuando jugaban Atrai 800 xl durante horas en a década de los ochenta? Solo hacíamos pausas para tomar leche con Milo y comer pan con palta. Era una locura porque muchas veces el juego que se podía jugar mientras la “cassetera” cargaba (el famoso “pong”) era más entretenido que el juego final.

Recuerdo horas frente al televisor jugando Pacman, Donkey Kong, Galactica, 1942 o Choplifter. No me digan que no les paso lo mismo.

Es en base a esos juegos –o mas bien a Donkey Kong- fue que Seth Gordon se le ocurrió armar este entretenido documental sobre el record mundial de Donkey Kong (que ha sido imbatible por cerca de 20 años) y el retador anónimo que busca doblegarlo.

Pero para entender un poco mejor la escena, hablemos de Billy Mitchell (quien se parece mucho a HHH pero más flaco).

Este hombre de pelo largo y barba tupida esta ranqueado como uno de los diez mejores video jugadores de la historia. Sus records son impresionantes y su fama tal, que a mediado de los ochenta apareció en un reportaje especial de la revista Times sobre los maestros de los arcades.

El record que Mitchell estableció en Kong fue imbatible e inalcanzable hasta que aparece en escena Steve Wiebe, un profesor de biología que tras quedar cesante no se le ocurre nada mejor que pasar su tiempo frente al arcade de Kong.

Imagen

La habilidad innata de Wiebe lo hacen ganar puntos rápidamente y en cosa de meses, los 900 mil puntos de Mitchell no parecen tan inalcanzables.

Decidido a hacer historia, Wiebe graba el juego en el cual pasa la mítica barrera; acto seguido, envía el tape a Twingalaxys, entidad encargada de registrar los record mundiales en videojuegos.

Lo que nadie le dice a Wiebe es que enviar un tape no vale: el record debe ser hecho en vivo. Frustrado pero decidido a dejar su marca en el mundo de los videojuegos, Wiebe se arma de valor y entrenamiento para ir a Funspot, la meca de los videojuegos a desafiar a Billy Mitchel.

Imagen

Lo más divertido –o interesante- del documental son las personalidades de los dos protagonistas. Por un lado esta Wiebe, quien es humilde, esforzado y muy comprometido, mientras que al otro extremo esta Mitchell, un hombre pedante, que se quedo dormido en sus laureles, altanero y huidizo.

La mezcla de protagonista y antagonista no podía ser mejor. Eso, sumado a la historia en si, da como resultado uno de los documentales mas interesantes y entretenidos del ultimo tiempo.

Eso si, por favor no crean que están en presencia de un documental tipo NatGeo, esto es diferente, “King of Kong” registra la cultura de los videojuegos y la pasión que enciende en ciertos individuos; pasión que los lleva a dejar sus trabajos, dedicarle menos tiempo a sus familias y entrenar tan duro como se hace para cualquier otro deporte, o sea un documental diferente para gente diferente.

En lo personal, soy fanático de los juegos y a pesar de que mi PS2 paso a mejor vida, ya busco alguna consola de tercera generación que me siga ayudando a mantener tan pulcra coordinación mente-cuerpo, además obvio, de ayudarme a matar las horas de ocio.

PEACE OUT

Comments are closed.