post icon
Titulo original: The World fastest indian
Director: Roger Donaldson.
Elenco: Anthony Hopkins, Diane Ladd, Jessica Cauffiel
Duración: 127 min.
País de origen: USA
Año: 2005
Pagina oficial

nota

A fines de la década del sesenta y luego de dedicar toda una vida a correr su clásica motocicleta india, Burt Munro viaja a Salt Lake City para establecer el nuevo record mundial de velocidad sobre tierra.

Con todas las probabilidades en su contra, Munro pone a prueba su espíritu “kiwi” y su buen humor para superar las vicisitudes que la vida pone en su camino, todo a fin de lograr correr con los mejores y de paso, entrar a la historia.

Imagen

La cinta –basada en hechos reales- retrata la inigualable vida de un hombre común y corriente el cual sin mucho dinero y cero auspicios, pero con muchas ganas y decisión, logra salir de Nueva Zelanda, cruzar el Atlántico, y llegar a Estados Unidos para competir en la semana de la velocidad logrando establecer un record inigualable hasta el día de hoy.

Pero lo más destacable no es eso, sino la forma de ser que tenía Munro. El hombre no se hacia problemas con nadie ni nada, era medio despistado e ingenuo, bueno con todos por igual y muy alegre. Esto lograba sacarlo de muchos problemas y meterlo en otros de los que salía con mucha gracia. Su cercanía con los niños o el travestí que conoce en USA son claro ejemplo de su llegada con los que tienen menos injerencia en la sociedad. Los adultos claro, lo veían como un loco pero al final se emocionaban con sus logros y apenaban cuando el viejo loco fallaba.

Munro fue una especie de Patch Adams. Un tipo cool que va por la vida regalando sonrisas, diciéndole a la gente que los sueños se pueden realizar y contagiando a medio mundo con su espíritu. Un espécimen perfecto para inmortalizar en un largometraje.

Imagen

Esta impresión es obra y gracia del tremendo Anthony Hopkins el cual logra transmitir todo lo que antes mencione de manera natural y festiva. Sus caras, corporalidad y talento es tremendo, el hombre sabe perfectamente lo que hace y logra eso que tan pocos intuyen: traspasa la pantalla y empaliza con el espectador.

A fin de cuentas “Sueños de gloria” es el tipo de película que todos deberían ver en algún momento de su vida solo para atreverse. Ya saben, cuando os sueños bullen en nuestro interior y no sabemos si tirarnos a la piscina o no. Cuando las dudas nos carcomen, pues vean esta cinta y dense cuenta de cosas que sí importan; no del trabajo, el dinero o las responsabilidades que de verdad no nos importan.

PEACE OUT

Comments are closed.