post icon
Titulo original: There will be blood
Director: Paul Thomas Anderson
Elenco: Daniel Day-Lewis, Paul Dano, Dillon Freasier
Duración: 158 min.
País de origen: USA
Año: 2007
http://paramountvantage.com/blood/
nota

Ultima cinta nominada como mejor película para la pasada edición de los Oscar, que me faltaba por ver y comentar en la página.
Después de haber pasado por “Sin lugar para los débiles”, “Juno”, “Michael Clayton” y “Expiación, pecado y deseo” es el turno de la estupenda “Petróleo sangriento” del –a estas alturas consagrado- Paul Thomas Andreson.

Algo que no sabia y que me acabo de enterar es de la polivalencia de Anderson, quien no solo dirige la cinta, sino que también es el  productor y además, fue quien adapto la novela de Upton Siclair, oficiándolas de guionista. Todo un merito si pensamos que Anderson no solo se conforma con ejecutar desde la silla de director, sino que tiene la lucidez, talento y dedicación para abarcar la historia desde distintos ángulos y labores.

La historia es bastante oscura y lidia con la bajeza del ser humano. Toca la viciosa religión de un pueblo alejado de la mano de Dios y sin clubes deportivos que apoyar.
Muestra el despiadado sesgo y avaricia de un pionero en el negocio del petróleo y curiosamente pone al mismo nivel a este ateo amoral con el predicador desvergonzado y de doble estándar que predica en la pequeña iglesia de Little Boston, Ca. lugar donde se desarrolla la historia.

Como decía antes, por un lado esta Daniel Plainview, quien junto a su pequeño retoño recorren terrenos de donde extraer petróleo.
Plainview sabe que el petróleo es dinero y a pesar de no ser exactamente adinerado, su labia y tesón le permiten estafar a algunos lugareños que le ceden sus tierras a fin de que el las explote.
Un buen día, aparece Paul Sunday, un joven evangélico que esta decidido a contarle a Daniel sobre un terreno rico en petróleo si el le da el dinero que el pide.
Resulta que tras varios tira y afloja, Paul lleva a Daniel hasta su hogar y allí le ofrece sus tierras a cambio de dinero para construir una iglesia para su congregación.

La relación entre ambos se vuelve tensa ya que Daniel ve en Paul a un falso profeta que explota la ignorancia de la gente y pasa algo similar con la opinión que Paul tiene del petrolero, en quien ve a un pecador ateo e interesado solo en su bienestar.
La tensión crece entre ambos quienes ven en sus grupos respectivos a puñados de peones que hacen lo que ellos dictaminan; a fin de cuentas, la religión y el petróleo son tan peligrosos en estos dos personajes que sus obsesiones terminan arrastrándolos a la tumba (en un sentido amplio).

De la cinta rescato la extraña relación de Daniel con su hijo H.W. quien es como un adulto encerrado en el cuerpo de un niño pálido y misterioso que parece ejercer mas poder en su padre que cualquier otra persona.
Así también, la figura esmirriada y demencial de Paul denota el fanatismo radical y terrorista que desarrollan ciertos especimenes como el.
Los ires y venires, el éxito, fracaso y pérdida que va evolucionando con la cinta son bastante precisos y hablan del buen trabajo que Anderson ejecuto al adaptar la novela.

La película fue muy bien acogida por la crítica y varios especialistas la raquearon entre las diez mejores películas de 2007.
En lo personal, “Petróleo sangriento” es una de las cintas que mas esperaba ver desde su estreno y no me defraudo. De estética “sucia”, colores tierras e historias ahogadas por la soledad y obstinación (además de cárceles mentales), “Petróleo sangriento” es una muy buena opción cuando se quiere ver buen cine.
PEACE OUT

Comments are closed.