post icon
Titulo original: A Fost sau n-a fost?
Director: Corneliu Porumboiu
Elenco: Angus David Duchovny, Jillian Anderson
Duración: 91 mins.
País de Origen: Rumania
Año: 2006
Festivales: Cannes
nota

Seguimos con el cine europeo y ahora es el turno de esta comedia rumana llamada “12:08 al este de Bucarest”.
La historia es absurda y disparatada, pero tiene sus raíces en lo acaecido el día en que el régimen comunista de Nicolae Ceausescu cayó el 22 de diciembre de 1989. Y es que si en Chile, la mayoría de nuestro cine hace referencia al golpe de Estado de 1973 y todo lo acaecido de ahí hasta que volvió la democracia, en Rumania pasa igual. Su cine gira en torno al antes y depuse de lo acontecido durante la dictadura de Ceausescu y cómo eso afecto /y afecta) la vida de aquel pueblo.

Pero el gran acierto del director, Corneliu Porumboiu fue el de abordar la historia desde otra perspectiva. Abordarla desde el absurdo y el sinsentido que se desata cuando en pleno programa de televisión, los dos invitados discuten con los telespectadores para ver si ellos fueron o no revolucionarios o simplemente un par de embusteros que se subieron al carro de la victoria cuando Ceausescu ya había caído.

Verán, lo que el señor Manescu y el señor Piscoci tratan de decir (mas que nada, el señor Manescu) es que en su pequeño pueblo de Valsui, también había revolucionarios que se oponían al régimen del dictador y esos revolucionarios eran ellos. Manescu decía que el estuvo antes de las 12:08 (hora exacta en que Ceaisescu escapo del palacio) en la plaza del pueblo al igual que los revolucionarios de Timisoara y Bucarest y eso los hacia tan legítimos como ellos.  Lo divertido es que apenas empieza a hablar, los telespectadores empiezan a llamar y a desmentir lo que este profesor alcohólico dice. Entre insultos de distinto calibre y una serie de pruebas irrefutables, los mismos habitantes de Valsui echan por tierra lo que dice el profesor, quien tiene cara de “trágame tierra” mientras escucha todo lo que dicen sus vecinos. Y mientras tanto, el señor Piscoci, solo se dedicaba a hacer barcos de papel y de repente trataba de explicar lo que paso usando como mapa la gigantografía que servia como fondo del estudio de grabación. Todo esto mediado por el conductor del programa, el señor Jderescu , quién en comerciales reta al único camarógrafo porque no usa trípode o bien no hace zoom en los momentos adecuados.

A mi la cinta me encanto. Los lugares grises, los personajes medio patéticos y la forma en que abordaban un momento tan crucial hacia que la historia fuese tragicómica (más bien cómica).
Si bien la primera parte de la cinta gira en torno a lo que hacen estos tres caballeros cada uno por su lado, al momento de llegar al estudio de televisión y sentarnos (literalmente) a ver el programa, todo se pone hilarante. El conductor del programa es un farsante que se enoja cuando le sacan en cara que es diseñador de vestuario (o ingeniero textil) y se llena la boca citando a pensadores de todos los tiempos cuyas frases copia de un diccionario añoso en la casa de su madre.

Al final, la visión del director es algo sarcástica y cínica frente a como sus personajes vivieron la revolución, pero no por eso menos valida, cómica e interesante.
“12:08 al este de Bucarest” es una comedia “muy elegante”. Sin chistes burdos y nada obvio. Solo tres personajes que se toman demasiado en serio y ahí nos empiezan  sacar risas que terminan en carcajadas.
PEACE OUT

Comments are closed.