post icon
Titulo original: The love guru
Director: Marco Schnabel
Elenco: Mike Myers, Jessica Alba, Justin Timberlake
Duración: 88 mins.
País de Origen: USA
Año: 2008
http://www.lovegurumovie.com/

nota
Artículos relacionados

Vuelve el rey de la comedia. Después de prestarle la voz a Shrek por varios años, el famoso Mike Myers deja atrás a Austin Powers para dar vida a Maurice Pitka, un tipo desfachatado y hocicón pero muy honesto y simpático que recorre el mundo en su alfombra con ruedas dando mensajes vacíos-profundos que llevan al orgasmo a las masas.

Su pasar es el mismo de un rock star y parece como si nada se pusiese en su camino, hasta que lo llaman de Estados Unidos para que enmiende la carrera de Darren Roanote, pieza clave en el entramado de los Toronto Maple Leafs, equipo que aspira a ser campeón de la NHL.

Sucede que la esposa de Roanote lo dejo por Jacques “Le Coq” Grandé un francés muy bien dotado que aparte es fanfarrón e insoportable. Y después de eso que Roanote no puede tomar el stick sin que le tiemblen las manos y menos hablar de dirigir el puck al ángulo deseado.

Y si bien al principio el gurú desestima el trabajo, la promesa de desterrar del primer lugar al gurú Derek Choppra y llegar eventualmente como invitado al show de Oprah, lo convencen para trasladarse a Estados Unidos y arreglar la vida de Roanote y de paso, enamorarse de la dueña de los Leafs.

La cinta es muy discreta, un paso en falso para el regreso de Myers a los protagonicos. Obviamente no sólo esta llena de chistes “de la cintura para abajo” sino que adolece de buenas escenas y personajes secundarios divertidos.

Cosa curiosa es que Myers vuelve a compartir escenas con el actor que interpretaba a minnie me en Austin Powers, solo que esta vez, el enano calvo es el coach del equipo.
Ni siquiera la aparición de Alba y Timberlake (como ganchos comerciales ) rescato a la cinta del naufragio comercial, lo que no solo la sepulto, si no que imposibilita cualquier intento por hacer una secuela.

A fin de cuentas, “El gurú del amor” solo hace que queramos volver a Austin Powers y recordar los buenos tiempos de Myers, quien lejos de darse por vencido y seguir prestando su voz a Shrek, debe buscar proyectos serios para probarse como un actor capaz. O si no, volver a SNL, prostituirse, drogarse, morirse y recibir un Oscar póstumo.
PEACE OUT

Comments are closed.