post icon
Titulo original: Being Elmo: A Puppeteer's Journey
Director: Constance Marks
Elenco:Kevin Klash
Duración: 80 min.
Paí­s de origen: Estados Unidos
Año: 2012
Premios: Seattle International Film Festival, Women in Cinema Lena Sharpe Award (2012) | Sundance Film Festival, Special Jury Award (2012). Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Siempre estoy buscando nuevas películas. Tengo un par de listas en IMDB y ahí voy “echando” todo lo que me interesa: documentales, terror, comedia, drama o ciencia ficción. Todo cabe.

En la sección de documentales, la cual está creciendo a buen ritmo, dejé dos películas pendientes: Page One de NYT y ésta, la historia del hombre que da vida al icónico Elmo de Calle Sésamo.

Les va a parecer muy contradictorio, pero jamás vi Calle Sésamo. Sí entiendo la influencia que tiene y el tamaño que ha adquirido desde su estreno en los 60.
Sin embargo, siempre me han gustado las buenas historias, y la que se relata aquí, definitivamente vale la pena.

Kevin Klash era un muchacho de color nacido en Maryland.
De niño amaba la animación gracias a Disney. El chico podía pasar horas pegado a la pantalla viendo al ratón Mickey o al pato Donald. Desde que vio una marioneta por la tele, se dio cuenta que eso era exactamente lo que quería hacer: ser titiritero.

Ahí mismo, y contando solo 15 años (o menos), Kevin comenzó a armar muñecos con trozos de ropa que sacaba a sus padres. Afortunadamente ellos -lejos de enojarse – siempre lo apoyaron.

Durante la secundaria, Kevin comenzó a montar shows para sus vecinos y antes de terminar el colegio, ya estaba trabajando con su colección de títeres. Esto llamó la atención de un par de programas locales, los cuales fueron el trampolín para que poco tiempo después, Kevin llegara a su Disney personal: Calle Sésamo.

El documental es realmente conmovedor. Este hombre alto e imponente tiene un corazón gigante y aquí nos deja entrar a su vida para traspasarnos su amor por los títeres, la magia y su increíble historia dando vida al famoso Elmo.
El viaje en el cual nos sumerge el documental, es cálido y se mueve gracias a sentimientos nobles que busca colocar una sonrisa en la cara de los niños y sus padres.

La pasión, determinación y trabajo duro siempre son recompensados, historias como ésta nos recordarán esa magia siempre.
Si pueden, busquen “Being Elmo”, de verdad no importa si vieron o no Calle Sésamo, lo que importa es la mano que da vida al muñeco.
PEACE OUT

Comments are closed.