post icon
Titulo original: Crank: High voltage
Director: Mark Neveldine y Brian Taylor
Elenco: Jason Statham, Amy Smart
Duración: 113 min.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 2009
Pagina oficial
nota

No se muy bien que decir de esta película.
Si vieron la primera y les dio la impresión de un videoclip, púes esta exacerba más esa sensación. Aquí todo pasa rápido, todo es vertiginoso y el rigor en términos argumentales se salva por poco.

Debo decir que al principio la película me pareció derechamente estúpida, pero hay una escena insuperable en la que Chelios se transforma en una especie de Godzilla –en claro homenaje al Kaiju Eiga – y pelea con un chino. La situación es tan inesperada y surrealista que en ese exacto momento termine por bajar mis defensas y ver la película por lo que es: un videoclip en tiempo real, desordenado, muy rápido y con varias bebidas energéticas en el cuerpo.

¿Y la trama? Pues comienza apenas termina la primera película. Con Chelios cayendo del helicóptero y despertando horas después atado a la cama de un hospital.

Cuando Chelios se da cuenta de lo que pasa, ve como esta rodeado por doctores que le sacan el corazón y lo guardan en un cooler rojo. Acto seguido, le colocan un corazón artificial y una batería que parpadea.
Johnny Vang observa todo y es quien se lleva el cooler.

De ahí en adelante la película vuelve al mismo recurso de la primera entrega: Chelios, en vez de mantener las pulsaciones cardiacas siempre altas como en la primera parte, ahora debe evitar que la batería se le descargue y para eso, deberá literalmente, enchufarse a lo que sea a fin de no “apagarse”.

Como le decía a Pablo Altamirano, la película es como un plato grande de papas fritas bañadas en ketchup. Quizás no es lo mas sano ni la mejor comida, pero a veces nos viene bien comerlas.

Y eso tiene que ver con la forma en que ves la película. Yo reconozco haber estado un poco escéptico y reacio a ver este festín de disparos, desnudos y cámaras en mano que corren tras los actores, pero cuando la acepte por lo que es, lo pase bien.

Eso es “Crack” y Chef Chelios, un producto de consumo masivo y rápido (preferentemente para adolescentes) que en un dos por tres pasa a la acción y de ahí no se vuelve a detener.

Y ojo que con el final de la película, queda todo listo para seguir la saga.
PEACE OUT

Comments are closed.