post icon
Titulo original: El baño del Papa
Director: César Charlone. Enrique Fernández.l.
Elenco: César Troncos, Virginia Méndez, Virginia Ruiz, Mario Silva Henry de León, José Arce
Duración: 90 min.
Paí­s de origen: Uruguay
Año: 2010
Pagina oficial

nota
Artículos relacionados

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Hasta hace unos años no había visto nada de cine uruguayo. Pero nada.
Sólo recuerdo una cinta de corte independiente y muy bizarra que se llamaba “Muñeco asesino V” (y eso que era sólo la primera).
Ya después vi Whisky -hubo una larga pausa- y retomé con la cinta de terror “La casa muda”. Perfecta por donde la mire.
En SANFICvi “Norberto apenas tarde” y unos días antes vi esta dramedia titulada “El baño del papa” que debo decir, esta buenísima.

Corre el año 1988. El papa Juan Pablo II ha anunciado una visita a Sudamérica. En Uruguay, el sumo pontífice pasará por el pueblo de Melo, un lugar ínfimo y lleno de gente humilde que se ve revolucionada con la noticia.
Allí vive Beto, un contrabandista de alimentos que junto a sus amigos se encarga de ir a comprar víveres baratos a Brasil (Melo es frontera con los cariocas) y re-venderlos en su pueblito. Él y prácticamente todos los vecinos empiezan a correr el rumor sobre la cantidad impresionante de visitas que atraerá la visita del papa.

A todos se les hace “agua la boca” pensando en el dinero que eso significará para sus flacos bolsillos.
La locura crece y las personas de Melo comienzan a pedir prestamos para comprar pan, queso, bebidas, llaveros, lo que sea que puedan vender.
Pero a Beto se le ocurre pensar de otra manera y así nace la brillante idea de poner un inodoro en la entrada de su casa.
Con mucho esfuerzo y la ayuda de sus amigos, logra armar un baño privado por el cual cobrará dinero cada vez que alguien lo use.
Sin embargo, el esperado día llega y toda la esperanza se va al carajo. No llegó tanta gente y los que sí llegaron no compraron nada. Sólo iban a ver al papa.

“El baño del papa” es una cinta dura a ratos y con una gotas de humor a intervalos. La vida dura, solitaria y sacrificada que se lleva en un pueblo alejado de la mano de Dios es algo que sólo los habitantes de ese lugar pueden contar. No hay trabajo, la tierra es seca y muchos no tienen el dinero siquiera para fantasear con la posibilidad de migrar.
Cuando dije que Beto era contrabandista, técnicamente me refería a eso, sin embargo quiero quitar el tinte negativo que pueda tener la palabra. Hay que estar en su pellejo para tener que sacrificarse y cruzar diariamente la frontera en una bicicleta añeja, sólo para llevar la comida a la mesa.
Es por eso que vale la pena contar la historia; la llegada del papa a ese lugar es una analogía con la llegada de la esperanza. Ni siquiera en la forma de la religión, sino en le de un líder popular que atraerá masas y por ende, el escaso dinero (en lo que a mi respecta, daba lo mismo si la visita era de Bon Jovi o Justin Bieber).

Este tipo de cine introspectivo, silencioso, pero lleno de guiños a nuestra historia es una de las manifestaciones más poderosas que tiene la narración audiovisual. En varios blogs leí emocionado como varios lectores daban gracias por la película, puesto que jamás pensaron que “su” historia valiese la pena filmar.
Pero como ellos, hay muchas personas así, viviendo en lugares olvidados, donde apenas llega el murmullo de la ciudad.
PEACE OUT

Comments are closed.