post icon
Titulo original: Le hérisson
Director: Mona Achache
Elenco:Josiane Balasko, Garance Le Guillermic y Togo Igawa
Duración: 100 minutes min.
País de Origen: Francia, Italia
Año: 2009
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

En reiteradas oportunidades he sido enfático con cuanto me gustan las sorpresas. Siempre son bien recibidas y en especial cuando la encargada de la sorpresa es una película o un libro el cual empece sin mayores expectativas..

“El encanto del erizo” fue exactamente eso: una tremenda sorpresa que salió de una ida al cine sin mayores expectativas que pasar un buen rato.

La cinta es una fábula sobre el amor, las lecciones de la vida y el nacimiento de lazos y afectos que nunca esperamos encontrar.

Nuestra “anfitriona” es Paloma, una niña de 11 años muy precoz, llena de ideas e imaginación. La niña ha decidido que éste será su último año de vida. Cuando sea su próximo natalicio se suicidará. Este mundo simplemente no es para ella.
Pero no piensen que Paloma está triste o deprimida, simplemente no le interesa pasar todos los procesos que conlleva la adultez; la chica es práctica, cuestiona todo y le cuesta ver como su familia -ligada al mundo de la política y muy adinerada- trabaja día y noche sin considerar las cosas sencillas y lindas de la vida.

La antagonista -por llamarla de alguna manera- es la conserje del edificio donde vive Paloma. La mujer vive sola, nadie la visita (excepto su hermana) y jamás traba conversación con nadie. Sólo refunfuña y mira de reojo a la gente.
Lo que a ella le gusta es sentarse en la mesa de la cocina, tomar una barra de chocolate (tiene el refrigerador lleno de chocolates) y leer uno de los cientos de libros que guarda en una de sus habitaciones. La mujer, a diferencia de lo que todo el mundo piensa, es sumamente culta e informada. Su “cascara” no guarda ninguna relación con su rico mundo interior.

Un día, uno de los arrendatarios fallece. El edificio es realmente lujoso y la muerte es probablemente la única manera de que uno de los pisos se desocupe.
A los pocos días del incidente, llega el nuevo arrendatario, el señor Kakuro Ozu.
El caballero de origen japonés, se percata de inmediato sobre la cultura de la conserje. Siendo él un hombre erudito, es capaz de reconocer a alguien que aprecia las mismas cosas bellas de la vida.

Paloma sigue en medio. A veces baja a conversar con la conserje y una vez que conoce a don Karuko, le habla en japonés para ver si su dicción y vocabulario japonés han mejorado.
Pero lo inaudito no está en la amistad de la niña con los mayores, sino en la incipiente relación que surge entre la conserje y don Kakuro, quién la invita a salir, le regala libros y saluda de manera caballerosa. Jamás se propasa, jamás se apresura y es el único que parece querer saber algo más de esta mujer.

Ella al principio está a la defensiva e incluso rehuye y rechaza los regalos, sin embargo con el paso de las semanas y el honesto interés Kakuro demuestra, la amistad comienza a florecer.

La película fue adaptada al cine el año pasado; está basada en un libro francés que tuvo rotundo éxito en todos los países donde se lanzó. La candidez de la escritura, los personajes y esa magia que se esconde en cada dialogo, gesto e intención fueron capturadas a la perfección por Mona Achache (la directora), un gran mérito si vemos la complejidad y riqueza que logro el autor en la novela.

“El encanto del erizo” es como un día ideal. Dan ganas de que no termine, te ríes mucho, reflexionas, amas y terminas entendiendo algo que al comienzo del día no sabías.
La película me reconfortó como una taza de chocolate caliente. ¿Han visto el tipo de comida que se llama “soul food” (comida para el alma)? Pues esta es una soul story.
PEACE OUT

Comments are closed.