post icon
Titulo original: Extremely Loud and Incredibly Close
Director: Stephen Daldry
Elenco: Tom Hanks, Sandra Bullock, Thomas Horn, Max von Sydow, Viola Davis, John Goodman
Duración: 129 min.
Paí­s de origen: Estados Unidos
Premios: Broadcast Film Critics Association Awards Mejor actor joven | Phoenix Film Critics Society Mejor actor joven, entre otros.
Año: 2011
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Sigo con la revisión de las cintas nominadas a mejor película en los Oscar 2012.

Ésta en particular, debe estar entre las mejores que he visto y desde que supe que el libro – escrito por Jonathan Safran Foer – sería adaptado al cine, se transformó en la número uno de mi watchlist en IMDB.

Quien narra la historia, es Oskar Schell, un niño de 9 años que vive en NYC. Si bien nunca se dice de manera patente, el chico padece el síndrome de Asperger; presenta trabas en las interacciones sociales, tiene patrones de comportamientos severos y repetitivos, uso atípico del lenguaje y presenta poca coordinación física.
Lo que le falta en habilidades sociales, le sobra en perspicacia, agudeza y observación.

Oskar es hijo de Tom Schell. Ambos tienen un juego bastante entretenido: Oskar debe encontrar una serie de objetos comunes y corrientes correspondientes a cada década del SXX en las pobladas calles de NYC.
Uno de sus lugares favoritos es Central Park, donde Tom iba de niño. El fin del juego para Tom, es enseñar a su hijo que si algo fuese sencillo de encontrar, entonces no valdría la pena buscarlo.

El 11 de Septiembre de 2001, Linda -la madre de Oskar- está trabajando. Apenas se estrella el primer avión contra las torres gemelas, los niños son enviados a sus casas para evitar mayores problemas. Cuando Oskar llega a su hogar, hay seis mensajes de su padre en la contestadora. Si bien al principio le dice que está bien, los gritos que se escuchan de fondo en los mensajes siguientes son clara muestra que algo malo sucedió. Esa mañana, Tom fue a una de las torres impactadas por lo aviones.

Ese mismo día por la tarde, las dudas son disipadas a través de las noticias: Thomas Schell ha fallecido.
En las semanas venideras, Linda y Oskar entierra de manera simbólica a su padre y vuelven a su vida. Al menos Linda hace lo imposible para reinsertar a su hijo en el riel de la realidad.

Sin embargo, cuando Oskar decide volver a entrar a la pieza de sus padres semanas después del funeral, encuentra entre las pertenencias de su padre un florero que contiene una llave y un nombre. El muchacho sabe que de ahora en adelante no podrá descansar hasta dar con la cerradura que la llave abre. Incluso si eso significa invertir los próximos años de su vida en la ardua tarea.

Obsesivo y metódico, Oskar arma agarra una guía de teléfonos y lista a todas las personas con el nombre “Ben”, aquel que aparece en el sobre. Luego los ordena por barrios y comienza su expedición. El viaje lo llevará a conocer personas extrañas, tristes, alegres y muy disimiles a lo que él jamás había visto.

La película está cuidadosamente hecha. Visualmente es hermosa y la trama es mágica.
Un niño con Asperger (lo cual lo aleja de un niño “a secas”) quién está inclinado a la figura paterna puesto que su madre está ausente. La conexión con un padre admirado y adorado, que se asemeja más a un explorador que aun simple joyero.
Luego está NYC. La ciudad que nunca duerme es el escenario perfecto para avanzar en el juego de “busca y descubre” que el padre ha montado para que su hijo aprenda a vivir, salga a la calle y el día de mañana, pueda valerse por si mismo.
El amor del padre al hijo es incombustible y sus enseñanzas vienen disfrazadas de juegos, acertijos y fantasías.

Luego, cuando Tom fallece, Linda (la madre) es incapaz de hablar con Oskar. Recién se están empezando a conocer. Su rol de madre ocupada es demasiado grande como para sortear todo el tiempo ausente y recién ahora parecer tener intenciones de acercarse más al muchacho, quién ha decidido aislarse y romper su ostracismo para salir -solo- a buscar las piezas que faltan para entender a su padre.

Safran Foer ganó aún más respeto por parte de la critica con este libro, el primero en abordar los atentados del 11 de Setiembre tan explícitamente.
No me equivoqué al esperar con tantas ansías la película. Es realmente un viaje cargado de emociones, risas, lágrimas y todo lo que el crecimiento conlleva.
PEACE OUT

Comments are closed.