post icon
Titulo original: Hellraiser: Hell on earth
Director: Anthony Hickox
Elenco: Doug Bradley, Kevin Bernhardt, Paula Marshall y Terry Farrell.
Duración: 93 min. mins.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 1992
nota





Tercera entrega en la saga de Pinhead.

A diferencia de la película anterior, aquí la trama es más sencilla de seguir pero no por eso menos macabra y terrorífica.

Como recordaran los que vieron Hellbound, Pinhead y los cenobitas quedaron atrapados en el infierno y más precisamente en el cubo. Esa fuerza diabólica se manifiesta ahora en una figura maquiavélica que se asemeja a una estatua con la cara de los demonios tratando de escapar.

La obra se llama “El pilar de las almas” y ha sido adquirida por J.P. Monroe, un joven malcriado y vividor dueño del “The boiler room” un popular club nocturno.

Es en ese lugar que la periodista Joey Summerskill observa un atroz desmembramiento con cadenas que le hace pensar en el cubo y los cenobitas, tema que ha estado estudiando a escondidas hace un buen tiempo.

Su instinto periodístico le dice que debe ahondar y arriesgarlo todo a fin de entender quién se oculta tras ese club. Es así como se pone tras la pista de J.P. Monroe, el que a su vez descubre el origen de su estatua, cuando ésta le ordena que traiga personas del club para devorar y así volver a constituirse.

¿Se dan cuenta? Hay una periodista pisándole los talones a Pinhead y la estatua gigante le ordena al dueño del club que le traiga personas para devorar. ¡Surrealismo puro!

En esta entrega, conocemos el origen de Pinhead y nos enteramos cómo -el alguna vez humano- Elliot Spenser llego a transformarse en este monstruo horrído.

Hacia el final de la película, vemos como Pinhead logra escapar de “El pilar de las almas” y manifestarse como una entidad corpórea. En ese momento decide crear otra partida de cenobitas y junto a ellos, destruir el cubo a fin de no volver jamás al infierno.

La película es bien entretenida y ágil.
El placer/morbo por los desmembramientos, cadenas, látex y ropas apretadas esta presente con la nueva partida de cenobitas: desde el que tiene CD´s incrustados en la cabeza, hasta aquel que tiene un taladro siempre funcionando en un costado de la cara, los cenobitas se roban la película cada vez que aparecen.

“Hellraiser: Hell on earth” es la repetición de la formula mágica: sangre, monstruos bien diseñados y una trama que se puede estirar bastante. De ahí el éxito de la saga y el sinfín de películas que viene después.

En resumidas cuentas, la tercera entrega es tan maquiavelica y retorcida como las dos primeras. El peso argumentativo no recae en Pinhead (eso le da un descanso al personaje) y ademas se agregan nuevos personajes a la historia.
Sangre de la buena señoras y caballeros.
PEACE OUT

Comments are closed.