post icon
Titulo original: Hugo
Director: Martin Scorsese
Elenco: Ben Kingsley, Sacha Baron Cohen, Richard Griffiths, Frances de la Tour
Duración: 128 min.
Paí­s de origen: Estados Unidos
Premios:Las Vegas Film Critics Society, Mejor Edición, mejor cinta Familiar | Satellite Awards, Mejor Cinematografía, Mejor efectos visuales | Golden Globe Awards, Mejor Dirección, Mejor Producción | BAFTA, Mejor Sonido, Mejor Producción, entre otros
Año: 2011
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter
Sigo con la revisión de las cintas nominadas a mejor película en los Oscar 2012.

Después de varios años, el rey midas del cine vuelve a la carga con “War Horse” cinta nominada para mejor cinta en el Oscar 2012.

Al fin llego a la última cinta que me quedaba por comentar, entre todas las nominadas a mejor película para el Oscar 2012.

Es 1931, París.
Hugo Cabret tiene 12 años y vive con su padre, un cariñoso maestro especialista en relojes. Desde que Hugo era un niño, su padre lo llevaba al cine a ver las películas de George Méliès. 
Pero tras un brutal incendio en el museo donde trabajaba, el padre de Hugo fallece.
Inmediatamente, un tío alcohólico toma su custodia y se lo lleva a la torre de la estación de trenes de París. Allí, Hugo deberá velar por el buen funcionamiento del reloj principal. A los pocos días, el tío desaparece y el muchacho queda solo.

Lo único que alcanzó a llevarse con él cuando apareció su tío, fue un automaton que su padre estaba reparando El automaton es capaz de escribir, pero ahora se ha estropeado. Hugo intenta por todos los medios repararlo, puesto que piensa que ahí, habrá un mensaje oculto de su padre.

Una de las tiendas de la estación que parece tener los “ingredientes” para reparar el automaton es una juguetería. Hasta allí va el muchacho a robar las piezas necesarias, mas el dueño lo pilla y le quita todo lo que tiene, incluso su preciado cuaderno con notas del automaton.

Para recuperar el cuaderno, el muchacho sigue al anciano hasta su casa y le ruega piedad. Mas el viejo se muestra inflexible y le dice que lo ha de quemar.
Al día siguiente, le entrega Hugo un montón de cenizas que rompen el corazón del muchacho. Sin embargo, la noche anterior, Hugo conoció a la nieta del anciano y ahora, se vuelve a topar a la chica, quién le asegura que el cuaderno sigue intacto. Su abuelo sólo quiere asustarlo y jamás haría algo así.

La niña se llama Isabelle y es una amante de los libros. Por su parte, Hugo es un cinéfilo lleno de cuentos que giran alredor del cine. Isabelle mete a Hugo al mundo de los libros y Hugo lleva a la chica por primera vez a una sala de cine.
Un día, estando juntos, Hugo se percata que el pendiente de Isabelle es la llave en forma de corazón que prende su automatón. Incrédulo, la lleva a su “cuchitril” y le muestra su mayor secreto, ambos niños activan al robot y maravillados ven como dibuja la clásica escena de “A trip to the Moon”. Aquella era la película favorita del padre de Hugo. Sorpresivamente para Isabelle, el automaton firma el dibujo con el nombre de su abuelo “George Meliès” Extrañada parte a casa buscando una explicación.

En los días venideros, los niños parten a la biblioteca para buscar un libro con la historia del cine. Uno de los libros habla sobre el abuelo de Isabelle y lo describe como un genio, uno de los padre del cine actual ¡sin embargo dice que Méliès falleció en la guerra!
“Eso no es así y se debe corregir” exclama Isabelle. Curiosamente, al lado de los niños -y escuchando la conversación- está el autor del libro, uno de los mayores expertos en el trabajo del director de cine. Cuando el hombre se presenta, no da crédito cuando los niños le cuentan que George Méliès está vivo y es el abuelo de Isabelle.

Los tres emprenderán entonces un viaje a la cuna del cine moderno.

Esta debe ser una de las películas más atípicas del Martin Scorsece, sin embargo -para mi- debe ser una de las mejores.
 “Hugo” está muy cerca del corazón, está llena de magia, nos da una clase magistral de cine (tanto en su producción como históricamente) y es visualmente hermosa.
El director fue capaz de mezclar el arte intrínseco de los pioneros del séptimo arte y mezclado con tecnología 3D, algo que en esa época hubiese sido declarado como brujería. Ambas caras y mundos son absolutamente idénticos, mas los recursos son diferentes (eso sí, ya se quisieran los directores actuales la creatividad, recursividad y magia que Méliès imprimió en cada paso de su prolífica carrera).

La cinta es bastante rigurosa con la historia del director, quién fue mago, fabricó juguetes, trabajo con automatones, hizo cine, inventó efectos especiales, y antes de morir recibió la “Legión de Honor”. En resumidas cuentas, una leyenda moderna.

Gracias a Scorsece, la leyenda sigue más viva que nunca y con un tributo lleno de magia, mezclando lo mejor de la narrativa con la tecnología de punta que Méliès siempre abrazó.
Gracias por forjar nuestros sueños.
PEACE OUT

Comments are closed.