post icon
Titulo original: Goldfinger
Director:Guy Hamilton
Elenco: Sean Connery, Honor Blackman, Gert Fröbe, Harold Sakata Tania Mallet, Shirley Eaton
Duración: 110min.
País de Origen: Inglaterra
Año: 1964
Premios: Oscar 1965 mejores efectos especiales, efectos de sonido / Golden Screen, Germany 1965, Golden Screen award / Laurel Awards 1965, mejor drama y actuacion.
nota

James Bond es probablemente uno de los personajes mas icónicos en la historia del cine. Creado hace ya varios años por el ingles Ian Fleming, el agente secreto siempre ha conjugado elementos como la buena educación, sofisticación, romance y peligro por igual.
Bond siempre ha sido deseado por las mujeres y envidiado por los hombres. En cada una de sus películas se espera con ansias la aparición de la nueva chica Bond y de la misma forma, al villano de turno.

Debo admitir que a pesar de ser un fanático del cine, nunca me había sentado a ver una película de Bond protagonizada por Sean Connery y ahora que he visto Goldfinger, me doy cuenta de todo lo que me había perdido.

Aquí la historia es bastante directa, pero ingeniosa y entretenida.
La nueva tarea de Bond consiste en estudiar, perseguir y capturar a Goldfinger, un magnate de aspecto limpio y recto que tras esa fachada esconde a uno de los traficantes de oro mas influyentes del planeta.

La tarea es encomendada al agente secreto en pleno centro vacacional, lugar en el que también descansa el delincuente.
Ese primer acercamiento destaca por una de las muertes mas geniales y bellas de Hollywwod: La ex asistente de Goldfinger es asesinada cuando todo su cuerpo es bañado en oro, lo que evita que la piel respire. Todo por acercarse mas de la cuenta al galán.

De ahí en cuestión James Bond se empieza a cerrar en torno a su presa y junto a los gadgets instalados en su flamante Aston Martin empieza a seguir todos los pasos de Goldfinger, quien nunca se mueve sin la asistencia de su letal sirviente Oddjob, todo un clásico en las películas de Bond.

A mitad de la historia, Bond es capturado y mantenido rehén, pero astutamente, el agente secreto activa un GPS oculto en su zapato el cual permite que “los buenos” puedan trackearlo y mantenerse siempre informados sobre el paradero de su agente estrella.

Y después, hacia el final de la cinta, viene la genialidad:
Resulta que Goldfinger poseía una reserva no menor de oro. Y ahora se le ocurrió asaltar Fort Knox, donde se guarda la reserva federal de otro mas grande de Estados Unidos. Para eso recluta a varios delincuentes de guante blanco altamente capacitados, pero no para robar el banco, sino para dispararle a las instalaciones un rayo que las dejara radioactivas por los próximos 58 años. Todo para que los países recurran a el para comprarle a precio estratosférico su oro. Permitan decir, pero eso es poesía pura.

Como bien decía antes, apenas termino la cinta yo quede bastante deslumbrado.
De verdad sentí que me quede fuera de todo un movimiento generado en torno a Sean Connery como James Bond. Y también siento que tengo una deuda enorme con la saga del detective británico, todo un clásico del cine contemporáneo.

Imaginense, ésta es solo la tercera película de Bond y la factura es innegablemente de la mas alta calidad. Ademas, con la aparición del Aston Martin no solo como un elemento central de la película, sino como objeto de culto presente en la avant premiere de todo el mundo, empieza a aparecer el “placement”, algo bastante novedoso y rupturista para la época (las ultimas dos películas de Bond fueron financiadas en su totalidad por el placement).

En resumidas cuentas, Goldfinger -a pesar de los años- sigue manteniendose como la mejor de toda la saga, siendo un éxito comercial el año de su estreno y revendiendose como pan caliente con la salida del vhs, dvd y ahora blue ray.

No sean como yo que espere tanto tiempo para deslumbrarme con Sean Connery como el único agente con licencia para matar. Empiecen a conseguirse esta increíble saga de acción.
PEACE OUT

Comments are closed.