post icon
Titulo original: Jiro Dreams of Sushi
Director: David Gelb
Elenco: -
Duración: 96 min.
Paí­s de origen: Japón
Año: 2011
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Una de mis comidas favoritas (junto a la pasta) es la comida de Japón. Pienso que es artística, sutil, elegante y con profundo significado (como un haiku).

En Santiago de Chile, he tenido la posibilidad de probar cientos de sushi rolls en un puñado de locales. Tengo mis favoritos claro está, pero nunca he sentido que he probado el mejor bocado. Siempre pienso que habrá otro superior.

Y parece que para probarlo, deberé cruzar el charco en dirección a Japón.
Allí está el único restaurante con capacidad para menos de 10 personas que ha ganado 3 estrellas en la prestigiosa guía Michelin.

Y eso no es lo único curioso, el dueño -Jiro Ono- tiene más de 85 años. Es la persona de más edad en recibir el premio y además es considerado un tesoro nacional en Japón. Doble mérito para Sukiyabashi Jiro, nombre del restaurante.

Pues bien, con todos esos antecedentes no era de extrañar que alguien siguiera a los Ono para entender como se han transformado en el mejor spot para comer sushi en todo el mundo.

Lo primero que advertirán es el rigor con el cual se prepara cada bocado.
Jiro entrena a quién se acerque, pero esa persona ha de saber que su capacitación durará al menos 10 años. Así, son pocos los que son considerados como un maestro del sushi.
Cuando los hijos de Jiro, herederos del imperio, van al mercado a comprar pescados o arroz, sólo trabajan con los mejores proveedores. No dejó de impresionarme como el experto en atunes o arroz sólo venden a Jiro su mejor mercancía. El hombre del arroz decía que no le vende a Hyatt, puesto que el arroz se perdería en manos que no saben sacarle partido.

Cuando entramos a la cocina y vemos como se preparan los bocados, me impresionó mucho el arte y cuidado que se da a cada pieza.


El restaurante está copado, sólo puedes ir si anticipas con un mes de anticipación. No hay nada que no sea sushi y la cuenta comienza en 30.000 yens (aproximadamente $182.000 pesos chilenos). Aún así, siempre está lleno.

El documental es maravilloso, minimalista y muy cuidado. No hay excesos y todas las entrevistas vienen en porciones adecuadas.
No deja de impresionarme como estos hombres han pospuesto su vida en pos de hacer el mejor sushi del planeta. Años de trabajo los han elevado al podio, sin embargo, lejos de sentirse cómodos allí, siguen trabajando metódicamente para mejorar su arte.

Si quieren ir a cenar al Sukiyabashi Jiro, pueden hacer una reserva aquí.
PEACE OUT

Comments are closed.