post icon
Titulo original: Moartea domnului Lăzărescu
Director: Cristi Puiu
Elenco: Ion Fiscuteanu, Luminiţa Gheorghiu
Duración: 153 min.
País de Origen: Rumania
Año: 2005
Premios: 2005 Cannes Film Festival - Un Certain Regard Award / 2005 Transilvania International Film Festival - Premio del público / 2005 Chicago International Film Festival - Silver Hugo Special Jury Prize / 2005 Reykjavik International Film Festival - Premio al descubrimiento del año / 2005 Copenhagen International Film Festival - Grand Prix du Jury / 2005 Motovun Film Festival - Propeller of Motovun por mejor película/ 2006 Los Angeles Film Critics Association Awards - Mejor actriz secundaria, Luminiţa Gheorghiu
nota

Hace rato que no veía cine rumano. Anoche me puse a ver “La muerte del sr. Lazarescu” un clásico de la comedia rumana.

Dante Remus Lăzărescu vive solo con sus tres gatos en un pequeño apartamento en Bucarest. Solo y abatido, el hombre empieza a sentirse enfermo. A veces no sabemos si inventa su malestar para no sentirse solo, o de verdad le pasa algo.

Lăzărescu llama a una ambulancia y cuando se entera que no vendrán, parte a solicitar ayuda donde sus vecinos. Ahí le recriminan su hábito de estar bebiendo alcohol siempre y el que insiste en negar las acusaciones.
Cuando lo están cuidando, Lăzărescu comienza a vomitar sangre, lo que alerta a todos y llaman una ambulancia que esta vez, no tarda en llegar.

La enfermera se asusta cuando se da cuenta que durante toda su vida, el hombre a abuzado del Mastropol, un fuerte trago ruso. Por eso piensa que el hombre puede tener un avanzado cáncer de colon, por lo que entre todos lo montan en la ambulancia y se lo llevan al hospital más cercano.

Lo triste viene cuando en el primer hospital los doctores rechazan atender a Lăzărescu argumentando que el anciano huele a alcohol y ya no tiene vuelta, mientras que hay jóvenes recién accidentados demandando todos los esfuerzos del personal.

La ambulancia recorre hospitales toda la noche y Lăzărescu empieza a perder la conciencia.
Entremedio nos enteramos que el anciano se ha quedado solo puesto que su hija viven en el extranjero, mientras que su esposa falleció hace ocho años. Sólo su hermana promete ir a verlo al día siguiente.

A ratos no sabes si reírte o llorar. Lăzărescu es un viejo cascarrabias que por distintos motivos se ha quedado solo. Y quizás esta enfermedad es una buena excusa para no estar solo. El contacto con sus vecinos, la enfermera y el paseo por la ciudad bien valen botar sangre cada vez que vomita.

La película es bastante especial. El anciano podría ser alguien con quien te topas en cualquier momento. Su aspecto descuidado y olor a alcohol pueden repugnar, pero la historia que acarrea todos los días es pesada y solitaria.

En circuitos internacionales, la película fue muy bien recibida. Lo que provoco una seguidilla de triunfos en diversos festivales alrededor del mundo.

En lo personal, me gusto mucho la película y cómo se manejaba tan pulcramente entre el drama más apocalíptico y la comedia negra y absurda. El cuidado que se puso en el guión, la actuación y dirección hizo que ninguno de los dos géneros se mezclara con el otro. Al menos Lăzărescu no inspiraba pena hasta que alguna tontera daba risa.

Les dejo la recomendación hecha. Y ojo con el cine rumano que tiene buen material.
PEACE OUT

Comments are closed.