post icon
Titulo original: La nana
Director: Sebastian Silva
Elenco: Catalina Saavedra, Claudia Celedón, Mariana Loyola , Andrea García-Huidobro, Alejandro Goic.
Duración: 94 min.
País de Origen: Chile
Año: 2009
Premios: Cartagena Fil Festival 2009 Golden India / Guadalajara Film Festival 2009 FIPRESCI award / Sundance Film Festival 2009 Grand Jury & Special Jury Prize.
nota

Después de servir por 23 años a la familia Valdés, Raquel (la nana) ve amenazada su vida profesional y personal con la llegada de una segunda criada.

Lo que pasa es que Raquel se ha mimetizado tanto con su familia putativa que vive sumergida en una eterna ilusión entre ser la nana y otro integrante del núcleo familiar.

Sin embargo los constantes choques con la hija mayor, son los que hacen pensar a sus jefes que Raquel esta cansada y estresada. De ahí la idea de traerle otra criada para que le ayude con las tareas del hogar.

La elegida es la joven y dulce Mercedes, una chica peruana que llega a la casa con la mejor disposición. Pero Raquel no quiere a nadie más, y por medio de trucos bastante ingenuos e infantiles -pero fastidiosos- se encarga de disminuir y atacar a la pobre chica, quien agotada y exhausta renuncia al trabajo tras un mes en la casa patronal.

La siguiente empleada es un hueso más duro de roer. Sonia es vieja y tiene mucha experiencia acumulada, por lo que los ataques de Raquel solo la enfurecen y jamas la asustan.
Al final las dos se enfrascan en una pelea que termina con un preciado objeto del patrón completamente destrozado. Acto seguido Sonia renuncia.

La tercera víctima es la entusiasta Lucy, quien revoluciona a Raquel con su sencillez, su cultura del running y su alegría a prueba de balas.

Debo admitir que la película de Silva es bastante buena.
Al principio yo estaba reticente y pensaba que sería una historia de miseria y pobreza, y si bien el interior de Raquel esta apagado y es muy solitario, la historia se ilumina y toma derroteros distintos en la medida que van pasando los minutos.

Los trucos para echar a las otras nanas son derechamente infantiles, y al final -con la llegada de Lucy – la historia hace las pases con la alegría y las cosas buenas que Raquel anidaba en su descuidado corazón.

La cámara de Silva debo agregar es muy intima y dinámica. Siempre cerca (como otro personaje) y dejando registro de la relación que la mujer mantiene con sus patrones y compañeras.
Ese es un gran acierto de Silva, que muestra la intimidad de Raquel, su interacción medio forzada con la familia y como ella se mete en su cabeza que efectivamente es otro miembro de la familia, llegando a defenderla con dientes y garras de ser necesario.

Me gusto lo incomodo que aparece cuando avanza la película. La sensación de estar pensando “que triste” o “que onda esta tipa” avanzaban en mi con el minutaje. Sus bromas ingenuas y torpes también hablaban de toda la vida que Raquel dedico a sus patrones. Una vida postergada y apagada, viviendo siempre a la sombra de los Valdés.
Afortunadamente al final, aparecen atisbos del sol en la figura de Lucy.

Me gusto “La nana” por ser diferente, por no hablar de política ni del 73, por decir pocos garabatos, por mostrar una realidad como la de las empleadas domesticas y por ser divertida.
No me he reconciliado con el cine chileno, pero entiendo porque le ha ido tan bien a Silva con su película. No hay “hype” solo hechos.
PEACE OUT

Comments are closed.