post icon
Titulo original: Dead Poets Society
Director: Peter Weir
Elenco: Robin Williams, Robert Sean Leonard, Ethan Hawke,, Kurtwood Smith, Josh Charles,Gale Hansen
Duración: 128 min.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 1989
Premios: Oscar, mejor guión original / BAFTA Mejor película, mejor banda sonora / César Film, mejor película extranjera / David di Donatello, mejor película extranjera.
nota

Hoy era un día especial.
La mañana fue para olvidar y durante en la tarde anduve ausente. Pero apenas Salí de la oficina y vi como llovía, decidí llegar a casa y darme un gusto. Mientras afuera llovía fuertemente, me acostaría y vería una película buena. De aquellas que sé son un boleto asegurado al mágico mundo del buen cine.

No pude elegir mejor, puesto que “La sociedad de los poetas muertos” fue toda una experiencia. Enriquecedora, emotiva, dramática, fuerte y memorable. Como una buena película, me seguirá donde quiera que vaya.

La cinta esta ambientada en uno de los high school más conservadores y prestigiosos de Estados Unidos. Allí se forjan los líderes del futuro, por lo que cada muchacho debe pasar exhaustivas pruebas para ser aceptado.

Corre el año 1959 y siete muchachos entran a estudiar a Welton Academy, una institución que se rige por cuatro principios: Excelencia, tradición, honor y disciplina.

Durante la primera semana de clases, los muchachos conocen a su profesor de poesía. El señor John Keating es distinto al resto. Tiene métodos poco ortodoxos, es divertido, y hace que vean la vida de otra forma. Desde el primer día le enseña a los muchachos el “carpe diem” y los incita a vivir la vida al máximo, a no ser conformistas y hacer las cosas que siempre han soñado.

Los muchachos quedan sorprendidos con este profesor, y por iniciativa propia buscan el anuario del año en que el se graduó. Allí hace referencia a la “Sociedad de los poetas muertos” un grupo de estudiantes de Welton que se reunían en una caverna a leer poesía en voz alta.

Los jóvenes idealistas deciden emular a su maestro y fuera del horario de clases se escabullen para poder fumar, conversar pero por sobre todo, leer a los inmortales de la poesía.
Pero este afán no terminara tan bien, puesto que trágicos sucesos ponen en alerta a la plana mayor del colegio, quienes apuntan sus dardos al profesor Keating, por “envenenar” la mente de sus alumnos.
El final de la película es historia. Simplemente memorable.

La cinta esta llena de referencias no solo a la poesía sino que a la literatura en si. Eso a mi me gusto bastante, puesto que en algunos libros he rozado a Withman o Thoreau y me sentí bien de que se nombraran de manera aterrizada y cercana (no me sentí muy ignorante, sólo un poco).

Sin embargo lo más potente de la película, es la carga dramática, el guion impecable y la profundidad de todos los personajes. Los siete amigos son muy distintos y sus sueños, frustraciones, miedos y anhelos se van entrecruzando sin dejar que cada uno vaya contando su historia de manera contundente y regular.

Debo reconocer que me mentalicé para ver la película (desde que salí de la oficina). No hubo interrupciones, celulares, o llamadas impertinentes y absurda que me alejaran de la historia.
Eso me ayudo a entrar en la historia y disfrutarla al máximo.

Dramática, hermosa y grandiosa. Eso me pareció “La sociedad de los poetas muertos”.
PEACE OUT

Comments are closed.