post icon
Titulo original: Lars and the Real Girl
Director:Craig Gillespie
Elenco: Ryan Gosling, Emily Mortimer, Paul Schneider.
Duración: 106 mins.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 2008
Premios: Satellite Award por mejor actor (Ryan Gosling) — Motion Picture Musical or Comedy / National Board of Review Award por mejor guión original (winner, empato con Juno)
Pagina oficial
nota

Mi relación con esta película partió al revés y de mala forma, porque me dijeron que era comedia y termino siendo un drama medio aburrido e incomodo.
Pero cuando entendí que la cinta era un dramedy, quedo más clara la propuesta del director y la guionista Nancy Oliver (de Six feet under).

“Lars y una chica de verdad” es la historia de un joven solitario, retraído y tímido de nombre Lars. El tipo en cuestión vive en el garage que esta detrás de la casa de su hermano y allí pasa todo el tiempo cuando no esta trabajando.
La verdad es que nadie parece reparar en el, solo su cuñada Karin quien insistentemente lo invita a cenar con ellos o bien a charlar de cualquier cosa. Pero Lars sistemáticamente rechaza las invitaciones inventando una excusa tras otra a fin de encerrarse en su pieza.

Pero un día, Lars anuncia a su hermano Gus y a Karin que tiene una cita. Los dos quedan gratamente sorprendidos al saber que Lars sale con una chica y más aun que la ha traído a cenar. Pero la alegria se ve trasformada en espanto cuando Lars aparece con una muñeca rusa inflable sentada en una silla de ruedas.

Según el, la chica se llama Bianca y es una misionera de Brasil, pero la verdad es que la compro en un sitio web para adultos.
Gus y Karin están tan preocupados que llevan a Lars a Dagmar, una doctora y psicóloga que lo pueda ayudar. Si bien la doctora sabe que Lars esta perturbado, le pide a su familia que le sigan el juego y traten a Bianca como una mujer normal.

Lo curioso viene cuando no solo ellos siguen el juego, sino todo el pueblo se suma a esta extraña practica, que llega incluso a un trabajo part time para la muñeca quien se gana el dinero trabajando como maniquí.

El problema es difícil de digerir y solo una mujer real podrá sacar a Lars de su mundo solitario y extraño. Aquella mujer es Margo, una compañera de trabajo que será la única con la respuesta a este drama.

Debo admitir que nunca había visto un dramedy. El sabor es extraño. A veces te ríes por algo ridículo pero al rato sopesas la historia y te das cuenta que ya no es divertida sino bastante patética y preocupante.

Realizada y distribuida principalmente en circuitos independientes, la cinta ha recibido buenas críticas por conseguir un balance entre lo ridículo y el drama desolador; esa línea se ha respetado y el balance precario mantenido.

Creo que la cinta es muy aterrizada y al no despegar nunca los pies de la tierra logra ese equilibrio del que hablaba. Lars es un niño adulto con muchas carencias y la única forma de evadirse y contactarse con el mundo (así como validarse como persona) lo logra a través de la muñeca, la cual también le abre las puertas a la comunidad que antes lo ignoraba (o que el ignoraba).

“Lars y una chica de verdad” es una película ciertamente diferente. A mi no me gusto hasta que entendí su propuesta. De verdad que fue una experiencia diferente, como si el director nos probara y quisiera saber si nos reiríamos de algo que “no esta bien reírse”

De todas formas pienso que deberían darle una oportunidad a “Lars y una chica de verdad”. Solo para probar algo distinto.
PEACE OUT

Comments are closed.