post icon
Titulo original: Mary and Max
Director: Adam Elliot
Elenco: Toni Collette, Philip Seymour Hoffman, Eric Bana
Duración: 86 min.
País de Origen: Australia
Año: 2009
Pagina oficial
nota

Dirigida por australiano Adam Elliot, “Mary and Max” es un largometraje que reflexiona sobre las diversas como algunas etapas de la vida pueden volverse oscuras y solitarias.
La cinta aborda temas como la negligencia, el suicidio, la depresión y la ansiedad extrema. Sin embargo, frente a tanto panorama oscuro, Mary y Max van dejando caer gotas de humor que terminan iluminando la historia.

Pero vamos a la trama:

Mary es una niña de 8 años que vive con su madre en Australia.
La niña se siente sola puesto que en el colegio no tiene amigos y todos la molestan por tener una marca de color café en la frente. Le dicen que es caca.
Lo peor es que en su casa, la situación no difiere mucho, ya que su madre -una alcohólica cleptómana, depresiva y fumadora empedernida- hace poco y nada por ayudarla.

Un día, Mary acompaña a su madre al correo. Allí, la chica hojea una guía de teléfonos de New York. Memoriza uno de las direcciones para entablar conversación con una persona al otro lado del mundo y preguntarle un par de cosas: ¿Los bebés en New York, también nacen en el fondo de los vasos de cerveza?

Resulta que quien recibe la carta es Max, un judío de 44 años que sufre de obesidad mórbida, es depresivo y solitario. Semanalmente a reuniones de adictos a la comida.
Max vive solo en un pequeño apartamento lúgubre y solo tiene por compañía a un gato y un amigo imaginario. Max sufre del mal de Asperger.

Durante los siguientes 18 años, Mary y Max mantienen correspondencia regularmente.
Ella le pregunta sobre cosas de New York, le pregunta por su salud, como esta y que cosas ha hecho. El contesta en la medida de lo posible, a veces le vienen ataques de ansiedad, a veces se alarga y se sienta por horas frente a su maquina de escribir.

Durante esa inmensa cantidad de años, Lucy se casa y una vez fuera del nido materno, le cuenta a Max que lo ira a visitar a su hogar.

La película esta hecha sólo con muñecos de arcilla animados con la técnica del stop motion.

Me llamo la atención la inocencia de ambos personajes. Lucy, hasta bien grande, era una chica ingenua, crédula y confiada. Max, a pesar de ser mucho mayor, tampoco daba señas de saber más. Quizás de ahí el vinculo tan fuerte que se forma entre ellos. Cada uno encuentra en el otro a un báculo, un apoyo moral y a un confidente, como nunca antes lo habían tenido.

La película aborda temas tan variados como la amistad, el autismo, la taxidermia, la psiquiatría, el alcoholismo, de donde vienen los bebes, la obesidad, la cleptomanía, la confianza, la zoofilia, el sexo, a religión, la agorafobia y más, todo arraigado en una relación muy personal que demuestra porque vamos al cine.

Las voces de Toni Collette y Philip Seymour Hoffman terminan por enmarcar este excepcional relato de compasión y amor.
PEACE OUT

Comments are closed.