post icon
Titulo original: No
Director: Pablo Larraín
Elenco: Gael García Bernal, Luis Gnecco, Alfredo Castro
Duración: 79 min.
Paí­s de origen: Chile
Año: 2012
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

El cine chileno desde hace años viene contando en diversas plataformas los acontecimientos vividos durante la dictadura militar.
Libros, canciones, obras de teatro, programas de televisión y películas, han sido alguno de los medios utilizados para revivir tan amargo episodio en nuestra historia.

Sin embargo, con el paso de los años, las cintas han ido entregando “otra parte” de la historia. Machuca lo hizo desde el punto de vista de dos niños de distintas clases sociales, y ahora el director Pablo Larraín cuenta cómo se realizó la famosa campaña publicitaria del No.

Para ello, reclutó a un elenco de primer orden encabezado por el mexicano Gael García-Bernal, quien personifica a René Saavedra, un publicista que vuelve a Chile tras su exilio en tierras aztecas. Aquí, Rene trabaja para una de las agencias de publicidad más importantes del país. Su talento es bien conocido, por lo que la franja del No decide proponerle trabajar en su campaña comunicacional. El problema es que la agencia de Rene trabaja para Pinochet y su jefe, odia a todos los comunistas.

El conflicto crece en el muchacho, quién decide “asesorar” a la oposición, mas poco a poco su presencia e ideas van agarrando vuelo y fuerza dentro del grupo.
Como todos ya saben la campaña logro capturar la efervescencia de la época. Logro rescatar la alegría que se veía venir pero que en aquel momento estaba oculta por miedo, violencia y sangre.

Para todos los que recordamos la campaña y el famoso jingle “Chile, la alegría ya viene”, es emocionante ver la historia, pero para mi que además estudié publicidad, me involucré por partida doble. Cada escena estrictamente publicitaria: los brainsotrming en la playa mientras e hace un asado, el pitch al cliente o las peleas con los otros creativos por algo como “no pongas un baguette, si aquí todos comemos marraqueta” me hicieron mucha gracia.

Más allá del humor que tiene la película (en dosis justas y muy bien administradas) el trabajo hecho es de primer nivel. La dirección de arte, las actuaciones, locaciones y el pietaje “avejentado”, tal como se veía la tele en esa época, dan testimonio de un trabajo muy profesional y bien realizado.

Nunca he sido un gran fanático del cine chileno, siempre sentí que se enfocaba mucho en el golpe de estado y en personajes marginales, tercermundistas. Sin embargo este tipo de cintas -como lo que hace Nicolás López o Jorge Olguín- está mostrando el talento emergente que nació a la sombra de Los Andes.

La película incluye cameos de personajes como Patricio Aylwin o Patricio Bañados. Ambos muy importantes durante aquel momento.
PEACE OUT

Comments are closed.