post icon
Titulo original: Something Borrowed
Director: Luke Greenfield
Elenco: Ginnifer Goodwin, Kate Hudson, John Krasinski, Colin Egglesfield, Steve Howey, Ashley Williams
Duración: 112 min.
Paí­s de origen: Estados Unidos
Año: 2011
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Desde hace un tiempo, he notado un aluvión de películas románticas llenas de rostros que comparten pantalla. Hollywood ya no se está apoyando sólo en uno o dos nombres para llenar las salas, sino que ha cargado las armas, re-distribuido el presupuesto y -supongo- paga sueldos menores (por apariciones menores) a varios actores famosos, a fin de captar y seducir a un grupo cada vez mayor de espectadores.

Si bien “No me quites a mi novio” no está repleta de rostros (cómo es el caso de “Crazy Stupid Love”) tiene algo esencial de aquello: una plétora de personajes agrupados en parejas de lo más disímiles que representan a una miríada de personas en la vida real.

Por ejemplo, está la chica buena pero que sigue soltera; se llama Rachel y en unas semanas, su mejor amiga se casará con el tipo que siempre le ha gustado. Pero ya saben, ella jamás se atrevió a decirle nada y él, se dejo encantar por la chica loca y despreocupada. Sin embargo lo que no pasó en cuatro años de universidad, cambiará durante un loco fin de semana en The Hamptons.

Debo decir que llegué al cine sin expectativas y salí igual de desinflado. La película nunca despega y jamás me entretuvo.
Creo que el mayor spoiler es el poster de la cinta. En los primeros cinco minutos queda claro de que va la trama e incluso el espectador menos avezado sabrá lo que viene (a pesar que al final trataron de hacer un giro que jamás funcionará).
Moe gustó mucho Kate Hudson y John Krasinski (aunque siento que siempre repite el papel de tipo “que se hace el tonto”), pero ni siquiera su trabajo ayudo para salvar la historia.

Si hay segunda parte, no guardo la más mínima intención de verla.
PEACE OUT

Comments are closed.