post icon
Titulo original: Norberto apenas tarde
Director: Daniel Hendler
Elenco: Fernando Amaral, César Troncoso, Eugenia Guerty, Roberto Suárez Duración: 88 min.
Paí­s de origen: Uruguay-Argentina
Año: 2010
Pagina oficial
nota
Artículos relacionados

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

SANFIC debe ser uno de los mejores festivales de cine que alberga esta larga y angosta faja de tierra (el otro debe ser Valdivia).
Hace unos cuantos días, se dio inicio a la séptima versión, la cual tendría invitados del calibre de Santiago Segura y William Dafoe.

Como buen amante del cine, no me podía ausentar y empece la maratón con esta cinta uruguaya-argentina titulada “Norberto apenas tarde”, del director Daniel Hendler.
La cinta -que venía de un periplo por varios Festivales de cine- es el retrato de un tipo clase media que está bastante descontento con todo lo que tiene. Ese hombre (si hubiese sido calvo sería la imagen viva de Homero Simpson) se llama Norberto y vive con su mujer. No tienen hijos y el pobre -si bien no trabaja en una planta nuclear- sobrevive como corredor de propiedades tras ser despedido de su antiguo laburo. Sin embargo el trabajo no se le da, tiene roces con su jefe y una vida desabrida y aburrida por decir lo menos.

Un día, cuando sale con su mujer y otras parejas a divertirse, queda bastante intrigado con una obra de teatro. No por la trama en sí, sino por lo que transmitían las personas en el escenario. Después de que todos se fueron, Norberto decidió anotar el número de un taller que se promociona en el boliche. Al día siguiente llama.

Así pues, el gordo y desabrido Norberto empieza a asistir a un taller de teatro con personas absolutamente distintas a el. Allí logra crecer, soltarse y relajarse con unas cuantas cervezas y porros. Pero el desgraciado no es capaz de hacer dos cosas a la vez y su mujer lo abandona. Norberto parece no notar su ausencia y sigue concentrado en el día que la obra se estrena.

“Norberto apenas tarde” es una cinta provocadora. La verdad es que molesta la actitud apática y desinteresada del protagonista. Primero en el trabajo, luego con su mujer y después con el teatro.
Aunque a medida que avanza la historia, el espectador -al menos eso fue lo que me sucedió- se da cuenta que el hombre no tiene nada a que aferrarse, hace todo por obligación y “su vida” se desarrolla dentro de su cabeza. Norberto es egoísta, torpe, tiene cero preocupación por si mismo y su apariencia (si el cine tuviese olor, les aseguro que Norberto olería mal) y menos por los demás.

Si bien la película tiene un final abierto, pienso y siento que Norberto deberá descender aún más en su vida para darse cuenta que debe enmendar el rumbo.

Antes de cerrar quiero agregar que la cinta no sólo se queda en la “provocación” que mencione hace un par de parrafos, sino que a mucha gente le puede parecer hasta divertida, puesto que está llena de personajes cómicos como la pareja de ancianos que vive en el departamento que Norberto debe vender. Y eso en particular lo rescato mucho, la dualidad que el director logró encerrar en la película: un tipo gordo y simpático por fuera, pero un egoista de mierda por dentro. Negro y blanco bien balanceado La dramedia hecha en Sudamerica. Buena cinta, que me molestó.
PEACE OUT

Comments are closed.