post icon
Titulo original: Not quite Hollywood
Director:Mark Hartley
Elenco: Varios
Duración: 103 mins.
País de Origen: Australia
Año: 2008
Premios: Best documentary en 50th Australian Film Institute Awards
Pagina oficial
nota

Otro documental bien rebuscado, pero toda una sorpresa.

Si les pregunto sobre Australia, ¿Qué me dicen?: seguro que la mayoría me dirá que la capital es Sidney (Wrong, es Camberra), me hablaran de Nicole Kidman, koalas, los walkabout y canguros.

¿Pero que pasa con la industria cinematográfica? Y mas aun ¿Qué pasa con la industria del cine gore y el porno? O sea, ¡el explotation! Uno de los géneros más deliciosos y atractivos para muchos de nosotros.

Ahora que tengo su atención, vamos a la historia:
Previo a la década del 70, el cine australiano era conservador y ejercía una de las censuras más terribles. Pero con el paso de los años, la industria empezó a sacarse la ropa y cortar cabezas lentamente.

La oleada se tituló “ozplotation” y cintas como Alvin Purple, Barry McKenzie Holds His Own, Dead-End Drive In, Long Weekend, Mad Max, The Man from Hong Kong, Patrick, Razorback y Roadgames empezaron a despeinar a los australianos. Todo gracias a la nueva censura. La “R- rated” que permitía cintas con desnudos y violencia, “sólo para mayores”.

Relatado por varios testigos presenciales del cambio y por el gran Quentin Tarantino, el documental intercala los testimonios con escenas disparatadas y clásicas. Ya saben: sexo, violencia y acción.

Les sorprenderá ver a un joven Mel Gibson metido en esta licuadora, pero su “Mad Max” también fue una revolución en si. Una que a el le dio muchos dividendos y que alerto al mundo sobre los experimentos sacrílegos que se realizaban “down there”.

Entre las cosas que más me sorprendieron estaba la forma en que se grababan las persecuciones. No se pedían permisos ni autorizaciones, nadie se aseguraba que no hubieses mas autos, no se cerraban las carreteras y no había primeros auxilios cerca. Así no más, a lo mero macho.

En resumidas cuentas, la gracia de “Not quite Hollywood” es la de retratar una historia poco conocida pero de alto impacto en el país de los koalas. Dejando de lado lo “desordenado” que pueda parecer, el ozplotation fue una revolución cultural que –como decía el periódico The Courier-Mail- se debiese enviar una copia del DVD a cada rincón de Australia, para recordar y preservar los locos años 70 y 80.
PEACE OUT

Comments are closed.