post icon
Titulo original: Ojos Rojos
Director: Juan Ignacio Sabatini, Juan Pablo Sallato y Ismael Larraín
Elenco: Matías Fernández, Gary Medel, Jean Beausejour
Duración: 85 min.
País de Origen: Chile
Año: 2010
Pagina oficial
nota

El otro día partimos al cine con los amigos.
Entre los tres habíamos visto prácticamente toda la cartelera, sin embargo ninguno había visto el documental “Ojos rojos” de Juan Ignacio Sabatini, Juan Pablo Sallato y Ismael Larraín .

El documental esta hecho con cámara en mano y un pase all-inclusive que sigue a la selección chilena de fútbol, desde las eliminatorias de Alemania 2006 a las clasificatorias de Africa 2010.

La cinta comienza de manera muy dramática, dando registro a las frustraciones y problemas que el equipo del entonces técnico -Nelson Acosta- tenía. Como hinchas, todos en el cine recordamos varias escenas nefastas de esos partidos, mas lo entretenido venía cuando la cámara entraba al camarín de los jugadores y los escuchaba, miraba y acompañaba en silencio.
Mauricio Pinilla, Nelson Tapia o Rodrigo Pérez (todos jugadores que ya no están en la roja) daban muestra del desanimo, la tristeza y bajón por el que atravesaba el equipo en esos momentos. Drama en su mas puro estado.

Sin embargo, después del bajón, viene la era Bielsa. “La fiebre del loco” como bien lo decía una publicidad de Canal 13 hace unos años.
El D.T, argentino fue capaz de revertir, a base de disciplina y orden, el revés de Alemania. Y a pesar de debutar de manera dubitativa en las clasificatorias de Africa, Bielsa le tomo el pulso al equipo y logro llevarnos al mundial.
De nuevo vemos como la cámara registra todo. Las alegrías, testimonios de los jugadores y el fervor de los hinchas, quienes jamas han dejado de alentar al equipo (Chile, fue el país que más gente llevo al estadio incluso durante las eliminatorias a Alemania).
Gary Medel, Matías Fernández y Jean Beausejour son algunos de los jugadores que hablan mirando a la cámara. Tranquilos, sin apuro y en estilo confidencial, así como Medel, quien dice que jugar frente a 70 personas no se compara con jugar en el barrio, donde hay enemigos con pistolas (sic).

Pero aparte de los jugadores, la cinta registra las vivencias de un locutor radial de Futrono (al sur de Chile). El pobre vive mil penurias para estar cerca de la selección, pero es leal y jamás tiene excusas para no relatar los partidos: El ejemplo vivo del chileno sacrificado y leal.

“Ojos rojos” prometía mucho (como buen equipo de fútbol) pero ese pase “all inclusive” que mencionaba al principio y que básicamente los dejaba entrar donde nadie mas podía, les quedo corto. Hay pocos insights, hay poca intimidad y mucha cancha.

Eso si, rescato al locutor sufrido.
En el cine, había risas cada vez que aparecía en pantalla. No sé si era correcto reirse o no de él, pero era lo primero que se escuchaba cuando hablaba o aparecía.

La hora y media se me hizo como un capitulo de “Nacidos para ganar” una serie que muestra la infancia de los jugadores. No encontré nada muy especial en la cinta, y parece que mis amigos tampoco, porque apenas salimos del cine empezamos a recriminarnos por haber elegido “esa” película.
PEACE OUT

Comments are closed.