post icon
Titulo original: Prince of Persia: The Sands of Time
Director: Mike Newell
Elenco: Jake Gyllenhaal, Ben Kingsley, Gemma Arterton, Alfred Molina
Duración: 116 min.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 2010
Pagina oficial
nota

Recuerdo perfecto esta escena: Mi madre llega de la oficina y me cuenta que los compañeros tienen un juego alucinante. Es de un tipo que debe salvar a una princesa y entremedio, saltar por precipicios, correr, arrastrarse y esquivar mil y una trampa mortales.

A los meses, ya tenía un Atari 800XL y uno de los primeros juegos que tuve fue éste, el “Prince of Persia”. Pienso que en ese momento hay un punto de inflexión en mi relación con los videojuegos: Me obsesione con terminar la historia y sacar todo el provecho que pudiese del juego. Lo conseguí con creces.

Hoy, casi 20 años después, Mike Newell se pone al mando en la primera adaptación del videojuego a la pantalla grande. Titánica tarea si pensamos lo que la franquicia representa para millones de personas en el mundo entero.

Para no escatimar en esfuerzos, se contrato a Jake Gyllenhall como protagonista y además, el rey Midas del cine – Jerry Bruckheimer – como productor.

La historia comienza durante la infancia de Dastan. Cuando era un huérfano cuyo destino cambió el día en que fue adoptado por la realeza de Persia.
El rey vio en él a un guerrero y decidió tenerlo bajo su atenta mirada y tutela. Con el tiempo, la relación del rey con Dastan se volvió la de un padre e hijo. Desde ese momento, el joven se transformo en el tercer vástago y heredero al trono de Persia.

Años después, cuando los hijos del rey ya son adultos. Persia ataca la ciudad de Alamut. El rey decide que Dastan es quien debe desposar a la princesa y así transformarse en rey. Sin embargo, durante la ceremonia donde será ungido, el rey es envenenado y todos los dardos apuntan a Dastan, quien escapa y queda marcado como el asesino de su padre.

De la noche a la mañana, el heredero de Persia se vuelve un fugitivo.
Su única compañía es la princesa Tamina, quien le enseña a Dastan la daga del tiempo, un cuchillo que puede hacer retroceder a su dueño en el tiempo unos cuantos segundos o incluso años.
Decidido a probar su inocencia y de paso salvar a su padre, Dastan y Tamina trabajan en equipo para encontrar las “arenas del tiempo”, único método para hacer funcionar la daga.

La película es un festín audiovisual. Como buen film de Bruckheimer, no se escatima en efectos especiales, tomas espléndidas y escenografías grandilocuentes.
Gyllenhal en el papel de Dastan me pareció una gran decisión. El actor se empoderó del rol e hizo gala de una gran agilidad y desplante que dieron en el tono justo del personaje.

Si vamos a ponernos quisquillosos, la cinta es “mala”. Sin embargo, si estamos en el mood de pasar un buen rato, les aseguro que cumple a cabalidad. Si pueden verla en HD y con sonido sorround, mucho mejor aún, puesto que fue hecha para ser vista en todo su esplendor.

A los fanáticos del videojuego, les aseguro que lo deja bien parado. Se nota la observación meticulosa de la saga, lo que se traduce en una adaptación fiel de la historia.
Al menos yo, quede conforme como gamer y espectador de cine. Una buena película, para un buen videojuego.
PEACE OUT

Comments are closed.