post icon
Titulo original: Les émotifs anonymes
Director: Jean-Pierre Améris
Elenco: Benoît Poelvoorde, Isabelle Carré y Lorella Cravotta
Duración: 80 min.
Paí­s de origen: Francia
Año: 2010
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Los que lean el blog desde hace un tiempo, han de saber que soy fanático del cine europeo y en especial del francés. Me encanta todo lo relacionado con ese país, desde la comida, pasando por las ciudades, el fútbol y por supuesto el bien amado cine.

“Románticos anónimos” es una de esas comedias románticas franchutes tan simpáticas y lindas que salen cada cierto tiempo.

¿Qué pasa cuando un hombre y una mujer comparten una pasión? Pues se enamoran.
Eso es exactamente lo que le pasa a Jean Rene y Angelique.
La vida de ambos gira en torno al chocolate; Jean Pierre es dueño de una chocolatería en decadencia y Angelique es una maestra en el arte de hacer chocolates. El gran problema, es que ambos son extremadamente tímidos y celosos de sus vidas.

Angelique tiene una especie de pánico escénico y es incapaz de pensar que alguien probará sus creaciones y no las disfrutará
Por su parte, Jean Rene es callado, soltero e incluso pasa por huraño. Lo que nadie sabe es que el hombre no sabe como relacionarse y menos tratar a una mujer. Cuando está conversando con una chica, comienza a sudar de manera descontrolada y pierde el foco en la conversación.

Ambos se conocen cuando Jean Pierre contrata a Angelique como vendedora.
Nadie sabe que la chica podría ser la única manera de salvar el negocio y sacarlos del apuro económico por el cual atraviesan.
Con el paso de las semanas, Jean Pierre habla con su psicólogo y le cuenta de esta chica. Cuando el hombre le sugiere que la invite a salir, el empresario entra en pánico, mas decide juntar el valor necesario e invitarla a cenar. Para su sorpresa, Angelique acepta encantada.

De ahí en adelante, la relación de ambos comienza a sufrir varios altibajos. Recuerden que ninguno sabe como relacionarse con el sexo opuesto y además, parece que se están enamorando de verdad.

La cinta es linda. Esta bien hecha, el casting da justo en el clavo y las locaciones funcionan perfecto ¿amor en una chocolatería de un barrio parisino? No puede fallar.

En todo momento da la impresión que los actores entraron fuerte en sus personajes. Hay risas, lágrimas y gritos honestos. La emoción de dos buenos actores es mucho más fuerte que cualquier efecto especial. El menos es más queda patente en esta dulce historia de amor, bastante más profunda y liviana de lo que podrían esperar.

“Románticos anónimos” está en Netflix. No la he visto en otra parte, pero eso no ha de evitar que la busquen y pasen un buen rato.
PEACE OUT

Comments are closed.