post icon
Titulo original: Cristiano
Director: Cristián Guajardo-García
Duración: 8 años.
Paí­s de origen: Chile
nota

También puedes comentar el post en Facebook o Twitter

Hace 8 años, hice un viaje al sur. Cuando volví, la mayoría de mis amigos estaba fuera de Santiago. Sentí muchas ganas de contar la experiencia y no se me ocurrió nada mejor escribir un blog. Para la época (2005) era relativamente novedoso y para mi, un terreno completamente desconocido.

Mi primer blog se llamo cristiano.bitacoras.com Empecé escribiendo sobre esa maravillosa experiencia y tras 3 escuetos post, se me acabó el material. Inmediatamente comencé a escribir por el simple placer de hacerlo.
Escribía de las cosas que me interesaban en esa época y bastantes temas personales. Según yo, nadie me leía.

Un buen día, y tras entusiasmarme trabajando en el código del sitio, todo se desconfiguró y no supe cómo salvar los post y menos el aspecto del blog. Pasé de tener “una casa online” a no tener nada. Era llorar sobre la leche derramada o empezar de cero. Hice lo segundo.

Ésta vez, comencé a redactar un blog muy personal cuyo nombre – hasta el día de hoy – es una brújula que me guía: “Donde el corazón me lleve”.

Durante este tiempo, por primera vez comencé a recibir comentarios de gente que no conocía y también me sorprendí con la humilde cantidad de visitas que recibía cada día desde distintas partes del mundo.

Curiosamente, la incipiente fama del blog envalentonó mi producción, llegando a escribir hasta 3 post diarios. Cuando el blog comenzó a ganar terreno en mi vida, me di cuenta que era hora de dejarlo.

Recuerdo que estaba en Blockbuster con unos amigos, y cuando les conté que había decidido dejar de escribir me dijeron al unísono que no lo hiciera. Que ellos me leían.
Jamás pensé escuchar eso y por ende, medité la decisión antes de ser tan drástico.

Tras varios meses en pausa, se me ocurrió dar el salto y hacer “La Voz de Cristián”

¿De dónde viene el nombre? Viene de un documental de Michael Moore. Ahí, el director contó sobre un despido masivo que se efectuó en Flint, un pequeño pueblo de Detroit (la industria que cerró era automotriz).

Para organizarse, ganar confianza y poder funcionar mientras pasaba la hecatombe, la gente del pueblo armó un diario comunal que se llamaba “La Voz de Flint”. Ese pequeño esfuerzo fue capaz de conectarlos, empoderarlos y ayudarlos a salir adelante.

Me di cuenta cuán importante era tener una voz propia. Una línea editorial que me guiara y ayudase a decir lo que pensaba.
De ahí viene el ya famoso logo (diseñado por mi amigo MatLop) el cual muestra a un loco que se para en frente de la plaza, ante una multitud de gente que pasa. Es tal su pasión y devoción que es capaz de sacarse la tapa de los sesos para transmitir lo que piensa y siente. El que quiera detenerse y escucharlo, bienvenido sea. Él va a hablar sí o sí.

Cuando lancé “La Voz de Cristian” (la cual diseñé por completo y fue programada por mis amigos de Qupertino) decidí acotar los temas que me interesaban en la época: cine, libros y videojuegos.

Estuve casi 5 años escribiendo aquí. A veces más y a veces menos, pero siempre he estado presente. Tuve colaboradores, invitaciones a festivales, conocí a mucha gente y vi cientos de películas que desmenucé en los post.

Para los que siempre me preguntaron cuál era mi película favorita: Cinema Paraiso.

Sin embargo ha llegado la hora de cerrar el cine para que empiece la película. Afuera, en el mundo.

Vi, leí y jugué cientos de historias ajenas. Ahora empieza la mía.

Gracias por leerme.
PEACE OUT


  1. Mucha suerte en la que, probablemente, se transforme en tu nueva película favorita.
    Un abrazo!

    Franco

  2. Muchas gracias Franco.
    Otro abrazo para ti.
    :)

    Cristian