post icon
Titulo original: Limitless
Director: Neil Burger
Elenco: Bradley Cooper, Abbie Cornish, Robert De Niro
Duración: 84 min.
Paí­s de origen: Estados Unidos
Año: 2011
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Debo reconocer que por más cinéfilo que me reconozca, no “tenía en el radar” a Bradley Cooper (antes de “The Hangover” claro está).
El actor, ya maduro para los estándares Hollywoodenses, toma uno de los primeros roles protagónicos en esta entretenida y vertiginosa película de ficción-thriller estrenada hace poco en los cines de todo Chile.

En la cinta, Copper interpreta a Edward “Eddie” Morra, un escritor fracasado que vive en NYC junto a su exitosa novia.

Si bien logró amarrar un contrato con una editorial importante, Morra es incapaz de sortear un bloqueo creativo que augura un oscuro futuro, durante esa época deprimente su novia lo deja y empeora aún más su crisis existencial.

Una tarde, caminando solo y pensando en una vida que a todas luces asoma mísera, Morra se topa con su ex cuñado. El tipo lo invita a tomar un trago y le regala una extraña pastilla. Le dice que está pronta a salir al mercado y que hace maravillas. Inmediatamente le deja un sobre con una píldora transparente y una tarjeta de presentación, sólo en caso que a Morra se le ocurra pedirle otra más.

Esa misma tarde el escritor toma la pastilla y sucede algo extrañísimo: de un momento a otro, el hombre tiene acceso a todo su cerebro. Todo lo que alguna vez leyó, vio, miró, olió, escuchó o comentó está perfectamente ordenado, nítido y a su completa disposición. De un momento a otro, el desgraciado y desconocido escritor se transforma en un hombre seductor, brillante, lúcido y sumamente inteligente.

Ese mismo día, Morra se sienta frente al computador y escribe de un tirón 40 hojas de su novela. La inspiración es tanta (y tan literal) que las palabras “caen” frente a él, casi como si estuviese poseído.
Su editora no da crédito a lo que ha leído. Quiere más y lo ¡quiere ahora! Lo que ni ella, ni Eddie saben es que la pastilla misteriosa sólo dura un día y ahora el efecto se ha ido.

Desesperado, Eddie va a la dirección que está anotada en la tarjeta de su ex cuñado. El hombre le dice que la píldora no es “tan limpia” como aparenta ser y que de legal tiene poco. Ese mismo día el hombre es asesinado por alguien que está buscando todas las otras píldoras. Eddie, sin pensarlo dos veces, busca afanado en el departamento del muerto y da con el tesoro: ¡ha encontrado una bolsa llena de pastillas!

Aquí comienza la verdadera acción, puesto que el hombre día a día brilla con luz propia y comienza a acaparar miradas de los magnates de Wall Street, quienes ven boquiabiertos como este aparecido está amasando fortunas con arriesgados movimientos financieros.
Paralelamente, el ruido mediático que causa Morra, atrae las miradas de los asesinos de su ex-cuñado. Es demasiado obvio quién tiene las píldoras ahora y hay que recuperarlas a cualquier costo.

“Limitless” es una película de matiné. No es compleja -aunque pretende serlo- pero está llena de giros y acción trepidante desde el primer minuto.
Además, la cinta parte con una premisa que a estas alturas se ha vuelto mito urbano: sólo usamos el 20% de nuestro cerebro. La gracia de la píldora es darnos acceso a el 80% restante.
Si bien eso no tiene nada de cierto, engancha al público que de seguro ha escuchado esa burrada más de una vez. Pero eso no es todo, puesto que Bradley Cooper es realmente un actor magnético y capaz de llenar la pantalla con su interpretación. Para mi, y me imagino que para muchos, fue toda una sorpresa.

Como leí por ahí, la cinta sólo usa el 20% de su cerebro, pero en la actualidad, eso supera con creces lo que las otras películas emplean.
Es una época de recesión creativa en Hollywood, y cualquier intento disruptivo y original se agradece profundamente.
PEACE OUT

Comments are closed.