post icon
Titulo original: Chûgoku no chôjin
Director: Takashi Miike
Elenco: Masahiro Motoki, Renji Ishibashi, Mako
Duración: 118 min.
País de Origen: Japón
Año: 1998
nota

Las peliculas que me ha tocado ver de Takeshi Miike son violentas, provocadoras, visualmente aberrantes y muy explicitas. Ese cine le dio fama mundial y el cartel de niño terrible del cine japones.

Sin embargo Miike no solo es capaz de destruir y generar un ruido inmenso. También puede construir historias bellas y silenciosas. Construidas con susurros y magia, como es el caso de “La gente pájaro de China”.




La historia comienza cuando un pulcro joven debe partir a una aislada aldea en medio del campo a ver como va la extracción de Jade. El viaje, en si emocionante, se ve empañado con la llegada de un yakuza que lo amenaza de muerte si él y su empresa no salda una deuda con la mafia japonesa. El yakuza ha venido para asegurarse que el jade costeará la deuda.

Los dos no pueden ser mas distintos. Y eso se marca durante toda la jornada.

El joven medita, es inteligente, culto y maduro. El yakuza es violento, arrebatado e impulsivo. Solo el jade los une y juntos se adentran en el corazón de China.

Pero lo que jamas esperaron fue dar con una escuela que enseña algo único: A volar.

Una hermosa y tímida joven que habla un dialecto extrañísimo, enseña a varios niños este milenario arte. Un trabajo que solo se mantiene por obra y gracia del aislamiento que tienen todos en este pueblo. De repente el jade deja de ser importante.

A diferencia de sus otras cintas, en esta película Miike hace una introspección y medita sobre los choques culturales. Como dejamos las tradiciones, como el hombre moderno arrasa con todo y -a mi parecer- todo lo que dejamos de percibir y recibir cuando nos enfocamos en otras tareas (trabajo, hacer dinero, gastar).




“La gente pájaro en China” vale la pena por dos motivos:

Uno: Es un registro muy particular al escapar de la filmografía “típica” de Miike.

Dos: Al menos para mí, la reflexión de “hasta donde trabajar sin traicionarnos a nosotros y los nuestros” siempre esta presente. Me gusta que el cine me recuerde de vez en cuando cosas importantes.

Ya saben, “La gente pájaro de China” no se volverá a repetir. Fue un pequeño milagro de Miike.
PEACE OUT


Comments are closed.