post icon
Titulo original: The Lady
Director: Luc Besson
Elenco: Michelle Yeoh, David Thewlis, Jonathan Woodhouse
Duración: 132 min.
Paí­s de origen: Inglaterra, Francia
Año: 2012
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

Historias como esta deben, no solo ser llevadas al cine, sino que a todo tipo de representación creativa y registro cultural. Vale la pena hacerla llegar a todos y cada uno de los rincones del planeta.

Corre el año 1947 y Birmania camina hacia la independencia de la mano de su presidente Aung San. Sin embargo los militares tienen otros planes y una calurosa tarde de Julio, el presidente y sus ministros son asesinados a sangre fría.
La mujer de San permanece en el país, mientras que Aung San Suu Kyi su única hija -en ese entonces de solo 2 años- es enviada al extranjero.

Han pasado 41 años y Suu es ahora dueña de casa. Tiene dos hijos adolescentes y un marido que la ama incondicionalmente. La feliz familia ha echado raíces en Oxford, Inglaterra y sólo la muerte de su madre, abre la puerta para volver a su Birmania natal.
El problema es su seguridad. La milicia sigue dominando a punta de violencia y terrorismo. Nadie está a salvo y ella será objetivo seguro si vuelve a poner pie allí. Sin embargo el amor filial es más grande y Suu abandona su vida para ir a despedir a su madre.

Una vez en Birmania, la mujer queda espantada con la violencia y masacres que ve a diario. El hospital donde su madre ha fallecido es atacado por soldados y jóvenes protestantes son acribillados a vista y paciencia de todo el mundo. Esto se parece mucho al infierno.

Justo antes de emprender su vuelta a casa, un grupo de profesores de la universidad estatal, se acercan a Suu y le suplican postular a las primeras elecciones presidenciales en décadas. Cuando ella rebate diciendo que “sólo es una dueña de casa”. Ellos le dicen que representa a su padre y todos los valores y creencias que él cultivó. El pueblo de Birmania la solicita en este momento. Es hora de reclamar la historia que se les arrebató.

Suu, decide postular a las elecciones y de la nada, saca un liderazgo marcado por la tolerancia, la no-violencia, el dialogo y su mayor arma: el amor.
Poco a poco, la mujer comienza a hacer circuito por las regiones más remotas del país y una luz de esperanza se cierne sobre este magullado pueblo.

Al final, Suu es electa presidenta, pero los militares ignoran la democracia y la mantienen presa por los próximos 15 años dentro de su hogar.
El marido e hijos de Suu iniciaron una campaña mundial para crear conciencia sobre esto y al final, la mujer terminó recibiendo el Premio Nobel de la Paz. Una reconocimiento a una persona con el aspecto de una mariposa, pero el corazón de un león.

A diferencia de lo que puedan pensar, la cinta recogió bastantes criticas poco favorables. La culpa la echaron al director y elenco, “incapaces de cargar con el peso de la historia”.
Sin embargo yo disfruté la película, me identifique con la causa y conocí la historia invariable de una hermosa y valiente mujer. Estoy lógicamente optando por ver el vaso medio lleno, sin embargo confieso que a nivel de cine (fotografía, actuaciones, arte y demases) sentí que la película cumplió a cabalidad.

No me extrañaría que muchos no hayan escuchado jamás de Aung San Suu Kyi, sin embargo nunca es tarde para conocer historias como esta. Imperdible.
PEACE OUT

Comments are closed.