post icon
Titulo original: Tôkyô densetsu: ugomeku machi no kyôki
Director:Ataru Oikawa
Elenco: Seiji Chihara, Yuka Hayashi y Sachiko Kokubu
Duración: 78 min.
Paí­s de origen: Japón
Año: 204
Pagina oficial
nota

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

El país del sol naciente es una nación llena de bemoles. Cinematográficamente ha cruzado el mundo con historias que van desde el anime del inmortal Akira Toriyama hasta súper héroes insignes que marcaron a toda una generación. Ahí tienen a Mazinger, Ultra Man o Capitán futuro.

Sin embargo, en la medida que las fronteras desaparecían, entrábamos a la década del 90 e Internet aterrizaba en nuestros hogares, empezamos a conocer el lado oscuro de Asia. Porno, películas de terror bizarras y fetiches que se catalogaron inmediatamente como tabú

¿Cómo esa sociedad tan civilizada, tranquila y culta tenía esto en el clóset? Pues tenía eso y cosas peores.

“Tokyo Psycho” es una película bastante suave para lo que he visto de Japón.
Es una historia sobre una chica que ya ha terminado el colegio y ahora trabaja como diseñadora. Un buen día, comienza a recibir cartas y regalos de un ex compañero que está perdidamente obsesionado con ella. Las cartas tienen un tono amenazante y contienen unos cables de piano. Además, hay imágenes de ella, bañadas en sangre.

Nadie sabe por lo que atraviesa, ni siquiera su hermana, que un día le presenta a su nuevo novio: su ex compañero, también conocido como “el psicópata”, aquel que mató a sus padres con cables de piano.
Ahora la presa está rodeada. El cazador se ha acercado de manera sigilosa y sin levantar sospechas. Ya es muy tarde para escapar.

“Tokyo Closet” es una película que se pasea por el thriller y el terror con soltura.
La trama, como ya imaginan, está trillada y muy manoseada. El mundo del cine está lleno de psicópatas que acosan a señoritas buenas. Como siempre he dicho, no importa la trama, sino el cómo se va relatando.

Pues “Tokyo Psycho” tiene un arranque de lo más interesante (antes que sepamos de que trata). Hay un ser muy raro que mete las manos por la puerta de la protagonista y luego arranca mirando de re ojo a la cámara. Suficientemente creepy si me preguntan.

Pero después caemos en los lugares habituales. Casi como para que seamos capaces de ir adelantándonos a la historia. Ese pecado, se controla con escenas relativamente impactantes, pero nada que de vuelta la tortilla. La película es buena, se sabe mover por dos géneros que son primo-hermanos, pero falla al traer elementos o giros radicales al genero (a estas alturas te exijo más que una cabeza en una bandeja o hacer comer gusanos a la víctima).

De todas formas, y en favor de la cinta, cabe destacar que se ha vuelto un clásico underground. Una película que los adolescentes y amantes del género se prestan para entrar a estos parajes ocultos de Asia.
Si no conocen la película y les gusta el genero, la pueden buscar desde ahora en Netflix. Ya me dejarán sus comentarios.
Para el resto, éste es sólo el comienzo del terror asiático.
PEACE OUT

Comments are closed.