post icon
Titulo original: A Prophet
Director: Jacques Audiard
Elenco: Tahar Rahim, Niels Arestrup, Adel Bencherif
Duración: 150 min.
Paí­s de Origen: Italia, Francia
Agno: 2010
Pagina oficial
nota

Para ver la cartelera completa del Festival de Cine de Las Condes 2011, haz click aquí.

Anoche hubo dos elementos que atentaron contra esta película: el sueño y un frío no propio del verano.
Y “Un profeta” no es una historia sencilla o rápida de contar. Mal que mal retrata los 6 años que Malik El Djebena pasa en prisión.
Malik es un franco-Árabe, que entra a la cárcel como un don nadie. Lo más bajo en la escala social, una paria, un outsider, un un-welcome.
Analfabeto, indefenso y joven, cae presa de los corsos, quienes lo utilizan para matar a uno de sus enemigos. A las dos semanas de estar dentro, Malik se mancha con sangre, se asocia con una peligrosa mafia y logra algo de “protección”.
Si bien al principio era el chico de los mandados, en la medida que los miembros de la pandilla empezaron a quedar en libertad o bien ser transladados, su puesto en el escalafón ascendió, llegándose a transformar en los oídos y ojos de Luciani, el lí­der de los corsos.

Ahora que ha mejorado su posición social, Luciano hace trámites para que Malik pueda salir de la cárcel durante el dí­a. No hace esto como agradecimiento, sino porque necesita que alguien comience a hacerse cargo de sus negocios en “el mundo real”.
Es durante esta época que Malik comienza a acercarse a los musulmanes dentro de la cárcel. Ahora no sólo sabe hablar y leer francés e italiano, sino que se instruye en su lengua materna.

Poco a poco, Mailk da la espalda a Luciano y se va con los musulmanes.
El niño que entro indefenso y analfabeto a la cárcel, se ha transformado en un Don.

La película ha sido una de las más alabadas y premiadas por la critica durante el año recién pasado. Desde Cannes hasta los Oscar, “Un profeta” ha cosechado decenas de premios en todos los lugares donde ha sido exhibida.
Su historia delata las falencias de las cárceles y muerta de manera descarnada como un chico “bueno”, entra de una manera y una vez dentro, se transforma en un ser desalmado, astuto y preparado para hacer crí­menes elaborados.
Lejos de recuperarse y salir rehabilitado, la cárcel queda como una verdadera universidad para delincuentes. Dependiendo del tiempo que lleven dentro, los presos adquieren un sinfín de habilidades que les permitirían sobrevivir dentro y salir preparados para liderar escuadrones de droga o pandillas de asesinos.

Me pareció que la historia se alargó demasiado. Siempre he pensado que las buenas pelí­culas pueden ser resueltas en 90 minutos; si bien es una apreciación sumamente personal, sólo aguanto algunas historias que se empinen sobre las 2 horas 30. Quizás el frío y sueño que acusaba al principio del post atentaron con la historia, no la disfrute como las anteriores.

De todas formas, “Un profeta” es para verla con calma, en silencio y tratando de entender lo que va más allá de las balas y la sangre. El hacinamiento, la problemática no resuelta de la re-inserción social y la discriminación.
PEACE OUT

Comments are closed.